Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Los Salmos
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
en la liturgia: Salmo 1
se utiliza en:
- domingo de la primera semana: Oficio de lecturas
1 Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
2 sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche.

3 Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin.

4 No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
5 En el juicio los impíos no se levantarán,
ni los pecadores en la asamblea de los justos;
6 porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal.

Para el rezo cristiano

Es posible rezar este salmo, sin cambiar sus palabras, con un horizonte ilimitado: abarcando toda la humanidad y cada individuo, en su camino bajo o frente a Dios, en su desenlace definitivo promulgado por la sentencia de Cristo juez. Además, el símbolo arquetípico de la vida como camino recibe una transposición última en las palabras de Cristo «Yo soy el camino y la vida»: El anuncia la «ley del Señor», y la cumple en su vida, y nos incorpora a sí como camino hacia el Padre. La historia entera de la Iglesia es la gran peregrinación por el camino de Cristo. [L. Alonso Schökel]

Comentario exegético

Abre el salterio un salmo que es más bien una reflexión de tipo sapiencial. Su estructura tiene tres partes: bienaventuranza (Sal 1,1-2); comparación (Sal 1,3-4); conclusión (Sal 1,5-6). El salmo gira en torno a la oposición justos-malvados y al tema de los dos caminos (Sal 1,1.6). El camino es metáfora conocida de la conducta humana (véase, por ejemplo, Sal 25,8-9; 26,11-12; Prov 1,15; 2,8-9).

El salmo comienza declarando dichoso al hombre que, como el justo de Sal 26,4-5, no comparte las ideas, proyectos y maneras de actuar de los malvados, presentados como corporación unánime, sino que tiene por consejera y tema de reflexión permanente, y como guía y norma de conducta, la ley del Señor acogida con gozo y cariño. En un periodo tardío de la reflexión sapiencial de Israel la sabiduría llegó a identificarse con la ley (véase Eclo 24). También es tradicional la identificación justo=sabio y su contraria, malvado=necio (véase Sal 5,5-6). Dichoso, pues, el hombre que es "sabio" en este sentido. Todo lo contrario de los malvados, los pecadores, los necios (quizá mejor "cínicos"): tres adjetivos que caracterizan el tipo de persona que el salmista tiene ante los ojos. La imagen vegetal que el autor emplea como término de comparación es muy gráfica y sugerente (véase Sal 37,2.20; 90,5-6; 92,13- 15; Jr 17,5-8): un árbol bien regado, lozano y frondoso, firmemente enraizado, y con frutos abundantes y logrados, frente a la inconsistencia, falta de arraigo e inestabilidad de la paja que el viento aventa. El axioma tradicional de que a los justos les va bien y los malos fracasan se refleja en esta comparación (véase Sal 35; 37; 49; 73). Y constituye, además, el contenido de la última parte del salmo (Sal 1,5-6), en la que el salmista resume y concluye en tono solemne que el fracaso de los malvados y pecadores es y será total y en todos los terrenos: forense (juicio), religioso (asamblea de los justos), vital y práctico (perdición). Como el salmo no especifica, puede entenderse todo esto tanto en el ámbito histórico como en el escatológico.

Por contraste, aunque el salmo no lo dice explícitamente, el camino de los justos-sabios conduce a buen fin, al éxito, a la plenitud. La razón última, y esto sí se dice explícitamente, es que el Señor protege (literalmente, conoce) a sus fieles, a los que meditan y cumplen su ley. En relación con la ley se mencionó por primera vez en el salmo al Señor (Sal 1,2), y ahora se menciona por segunda y última vez. Así comienza y termina el salmo y relaciona dos ideas que constituyen su resumen perfecto: dichoso el justo que medita la ley del Señor, el Señor protege el camino del justo.

Con parecidas imágenes nos instruye Cristo sobre los dos caminos (véase Mt 7,13-14). En oír y cumplir su palabra (su ley) consiste, nos dirá al final del Sermón del Monte, la suprema sabiduría; hacerlo así es garantía de firmeza y estabilidad (véase Mt 7,24-27). Cristo mismo se entiende a sí mismo como el camino (véase J n 14,6): el que se mantiene en él produce mucho fruto, como el árbol del salmo (véase J n 15,5). A eso estamos destinados, para eso hemos sido elegidos: para que vayáis y deis fruto abundante y duradero (Jn 15,16). [Casa de la Biblia: Comentarios al AT]

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34