Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Los Salmos
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
en la liturgia: Salmo 4
se utiliza en:
- domingo: Completas (I)
Salmo 2 * ¡¡hay nov!!
Salmo 3 * ¡¡hay nov!!
Salmo 7 * ¡¡hay nov!!
Salmos 9 y 10 (9A.B) * ¡¡hay nov!!
Domina en este salmo el tema de la confianza, marcada por la repetición en hebreo en 6 y 9. El salmo se distingue por su tensión dramática, aunque habla un solo personaje. El orante se encuentra como entre dos frentes y desde ahí se dirige a Dios; le suplica en segunda persona, recuerda sus beneficios, habla de él a otros. A los enemigos los interpela con retórica apasionada, acumulando preguntas e imperativos. De los amigos cita en síntesis sus palabras y les ofrece su testimonio ejemplar. Al principio y al final suenan dos símbolos poderosos: el primero expreso, el último en potencia. Estrechez y holgura son experiencias primordiales del hombre en el espacio; se emplean como símbolo de experiencias espirituales. El sueño puede simbolizar el descanso sereno, incluso el descanso definitivo. [L.Alonso Schökel]
[1 Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Salmo. De David.]

2 Escúchame cuando te invoco, Dios, defensor mío;
tú que en el aprieto me diste anchura,
ten piedad de mí y escucha mi oración.

3 Y vosotros, ¿hasta cuándo ultrajaréis mi honor,
amaréis la falsedad y buscaréis el engaño?
4 Sabedlo: el Señor hizo milagros en mi favor,
y el Señor me escuchará cuando lo invoque.

5 Temblad y no pequéis,
reflexionad en el silencio de vuestro lecho;
6 ofreced sacrificios legítimos
y confiad en el Señor.

7 Hay muchos que dicen: "¿Quién nos hará ver la dicha,
si la luz de tu rostro ha huido de nosotros?"

8 Pero tú, Señor, has puesto en mi corazón más alegría
que si abundara en trigo y en vino.

9 En paz me acuesto y en seguida me duermo,
porque tú sólo, Señor, me haces vivir tranquilo.
2 El título de Dios «defensor», ganado o acreditado en una salvación precedente, apoya la súplica. Aprieto y anchura dicen el carácter personal de la experiencia.
3-4 Primero se dirige a los enemigos; después puede referirse todavía a los enemigos, a los que opone su propia confianza en Dios; o puede ser ya invitación a sus amigos, que han cedido a la duda.
5-6 Invita a sus amigos: el pecado a que se refiere es quizá el haber tentado a Dios desconfiando. La interioridad de la meditación privada junto con los sacrificios rituales pueden restaurar la confianza en Dios. En ambas formas, y en la unión de las dos, Dios se vuelve a manifestar como «defensor».
7 Aquí está formulada esa desconfianza, que contiene en el fondo una gran confesión: es la síntesis de esos tres símbolos, como expresión de una intensa experiencia religiosa: luz, dicha, rostro de Dios.
8 A la pregunta de muchos responde la afirmación del salmista, que se refiere también a la experiencia del beneficio divino, como alegría y paz.
9 Él salmo concluye en un tono de intensa paz interior, que fluye de Dios.
Los versículos entre [] no se leen en la liturgia

Para el rezo cristiano

Los temas de la experiencia espiritual, expresados en símbolos sencillos, pueden muy fácilmente ser transpuestos al contexto cristiano, llenándose así con el nuevo significado de la experiencia religiosa cristiana: anchura, alegría, luz, paz, sueño tranquilo. El lenguaje ascético emplea muchas veces el término «consolación» para semejante experiencia.

Comentario exegético

Me diste alivio en la angustia. Salmo difícil de clasificar, en el que se alternan la súplica y la profesión de confianza; tiene evidentes paralelismos con el salmo anterior (Sal 4,7=3,3; 4,8=3,4; 4,9=3,6). Su estructura comprende tres partes; súplica (Sal 4,2); interpelación a los adversarios (Sal 4,3-6); declaración de confianza (Sal 4,7-9).

En la primera parte se suplica el auxilio de Dios con las invocaciones típicas -ten piedad de mí, escucha, respóndeme- entre las que se intercalan unos motivos de persuasión y confianza para convencer a Dios de que intervenga y para reafirmar la seguridad del salmista: Tú eres Dios, mi salvador, y en anteriores ocasiones ya me has ayudado (Sal 4,2). Es decir, el autor se dirige a un Dios sobradamente conocido y experimentado como salvador. La profunda confianza en ese Dios hace nacer la súplica, como sucedía en el salmo 3.

Dirigiéndose después a unos hombres, adversarios suyos según la descripción que hace, les echa en cara su conducta malvada, producto de una radical desconfianza en el Señor. La actitud del hombre hacia Dios marca su proceder con el prójimo. El salmista los invita vehementemente a observar su propia experiencia, de la que ofrece testimonio solemne: Dios me escucha siempre porque me ama (Sal 4,4). Y los exhorta a recapacitar -incluso de noche, en el lecho, que la almohada es buena consejera-, a escarmentar y a convertirse; a cambiar de conducta con los demás y a practicar entonces un culto como es debido cimentando su existencia en la confianza absoluta en el Señor, incluso en los momentos de adversidad (Sal 4,7: verso difícil).

El salmista refuerza sus recomendaciones volviendo a exponer, de nuevo en diálogo con Dios, cómo el Señor es fuente de alegría, y cómo su compañía y su acción producen más satisfacciones que las de una cosecha abundante (Sal 4,8). Una última imagen, la del sueño que acude rápido y transcurre sereno, sirve para describir con una sola pincelada el sosiego y la tranquilidad de una vida de íntima relación con Dios (véase Sal 3,6).

¿Podría tratarse de una oración vespertina (véase Sal 4,5 y 9)? No hace falta interpretar a la letra esas frases, pero lo cierto es que ellas han motivado el uso del salmo en la liturgia de la Iglesia. [Casa de la Biblia: Comentarios al AT]

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34