Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Los Salmos
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
en la liturgia: Salmo 16
se utiliza en:
- miércoles de la primera semana: Hora Intermedia
1 [Oración. De David.]
Señor, escucha mi apelación
atiende a mis clamores,
presta oído a mi súplica,
que en mis labios no hay engaño:
2 emane de ti la sentencia,
miren tus ojos la rectitud.

3 Aunque sondees mi corazón,
visitándolo de noche,
aunque me pruebes al fuego,
no encontrarás malicia en mí.

Mi boca no ha faltado
4 como suelen los hombres;
según tus mandatos, yo me he mantenido
en la senda establecida.
5 Mis pies estuvieron firmes en tus caminos,
y no vacilaron mis pasos.

6 Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío;
inclina el oído y escucha mis palabras.
7 Muestra las maravillas de tu misericordia,
tú que salvas de los adversarios
a quien se refugia a tu derecha.

8 Guárdame como a las niñas de tus ojos,
a la sombra de tus alas escóndeme
9 de los malvados que me asaltan,
del enemigo mortal que me cerca.

10 Han cerrado sus entrañas
y hablan con boca arrogante;
11 ya me rodean sus pasos,
se hacen guiños para derribarme,
12 como un león ávido de presa,
como un cachorro agazapado en su escondrijo.

13 Levántate, Señor, hazle frente, doblégalo,
que tu espada me libre del malvado,
14 y tu mano, Señor, de los mortales;
mortales de este mundo:
sea su lote esta vida;
de tu despensa les llenarás el vientre,
se saciarán sus hijos
y dejarán a sus pequeños lo que sobra.

15 Pero yo con mi apelación vengo a tu presencia,
y al despertar me saciaré de tu semblante.

Para el rezo cristiano

Como el salmo 7, también éste se puede escuchar recitado por Cristo en su injusto proceso, y así nos revela algo de la intimidad humana de Cristo. Y el cristiano perseguido como tal puede unirse a Cristo recitando este salmo de confianza. Los comentaristas antiguos dicen: voz de Jesucristo en la pasión, de la Iglesia en la persecución. Y el verso final lo aplican a la resurrección. [L.Alonso Schökel]

Comentario exegético

Salmo de súplica individual, estructurado en torno a tres demandas: justicia divina con juramento de inocencia (Sal 17,1-5); liberación de los enemigos (Sal 17,6-12); castigo del enemigo con expresión de confianza (Sal 17,13-15).

El salmo constituye una ardiente petición a Dios de ayuda y de justicia, acompañada de una enérgica confesión de inocencia o "confesión negativa", como las que se encuentran en los salmos 7 y 26.

El salmista, que comienza implorando la justicia divina, posee desde el inicio la certeza de que el Señor atenderá su causa y pronunciará u n veredicto favorable, y ello por varias razones. En primer lugar porque es inocente y el Señor lo sabe (Sal 17,1-5). No miente al proclamarlo: h a superado con éxito el examen y la investigación a la que el mismo Dios lo h a sometido (véase Sal 7,10; 26,2; 139). Los ojos del Señor, siempre vigilantes (véase Sal 11,4-5), pueden dar testimonio de su conducta intachable. El salmista sabe y proclama que lo que le está pasando - sea lo que sea- no es consecuencia de sus propios pecados o de su mal comportamiento: en esto se parece a Job (véase Job 23,10- 12; 27,2-6; 31).

Además está seguro de que el Señor lo atenderá porque -como lo confiesa al principio de la segunda parte (Sal 17,6-7)- conoce bien a Dios y está convencido de que él lo escucha y salva a los que se refugian en él. Esta certeza mueve la conmovedora petición que sigue: guárdame como a la niña de tus ojos, escóndeme a la sombra de tus alas (expresión, esta última, que puede referirse al templo; véase Sal 36,8; 57,2; 61,5; 63,8; 91,4). Tras la petición aparece por fin el motivo de la plegaria: hay unos enemigos que acusan, persiguen, atacan al salmista inocente. La descripción de estos malvados es tópica: oprimen, asedian, son arrogantes y soberbios en sus obras y en sus palabras, no tienen entrañas... Se utiliza la imagen conocida de la fiera al acecho, que ya había aparecido de forma bastante similar en Sal 10,7- 10 (véase Sal 22,14; 35,17; 57,5). Para esos enemigos se pide el castigo inmediato y fulminante que ellos sí h a n merecido por sus maldades. Levántate, dice el salmista a Dios, como para u n juicio o como u n guerrero poderoso que defiende a sus fieles (véase Sal 3,8; 7,7.12-14; 9,20; 10,12).

Sal 17,14b es dudoso y de difícil interpretación. La frase conclusiva del salmo es como un resumen y una reafirmación de las certezas del autor: como hombre justo que es, recibirá su recompensa. Esta consiste en contemplar el rostro de Dios, en saciarse de su presencia (véase Sal 11,7). Todo ello suceder á al despertar. Quizá podríamos escenificar el salmo: u n inocente perseguido h a acudido al templo (a la sombra de tus alas) por la noche (Sal 17,3) para solicitar el veredicto de Dios sobre su caso: es conocida la costumbre antigua de pasar la noche en el templo para recibir u n a revelación divina o alguna gracia especial (véase 1 Re 3,3-15). La noche, el sueño, es también tiempo de examen y de investigación por parte del juez (véase Sal 3,6; 4,5; 16,7). Al amanecer, hora y momento de salvación (véase Sal 30,6; 46,6; 90,14; 101,8; 143,8), se produce el desenlace: el juez pronunciará u n a sentencia de cuyo contenido está seguro de antemano el salmista. A partir de ese momento gozará indefinida y plenamente de la compañía de Dios. [Casa de la Biblia: Comentarios al AT]

Este salmo es muy similar en algunos aspectos al anterior; en ambos se declara que la máxima felicidad consiste en vivir en comunidad espiritual con Dios. Pensamientos también similares los encontramos en los salmos 7 y 11. Sin embargo, en el salmo 17 encontramos más nerviosismo y ansiedad ante la inminencia de peligro. Es la plegaria confiada de un justo que no tiene conciencia de haber ofendido a su Dios, y que, sin embargo, es acosado por la calumnia u hostilidad de gentes impías. Consciente de su inocencia, pide protección a Dios para que le libre de sus injustos agresores. Confiado en la justicia divina, espera y pide el castigo para sus enemigos, mientras que él espera contemplar la faz de Dios, saciándose con los placeres íntimos espirituales que se derivan de su amistad bienhechora.

El título del salmo lo atribuye a David, y, en ese supuesto, los autores antiguos creían que su composición tuvo lugar en los tiempos en que andaba huyendo de Saúl y sus seguidores, que le tendían emboscadas para quitarle la vida. Los peligros de muerte eran muchos, y la fe cálida de David le hacía expresar dramáticamente sus ansiedades y su confianza en el Dios que le había escogido para rey de Israel 2. Sin embargo, no pocos autores modernos, por razones de estilo, creen que el salmo es de la época persa 3. Literariamente es una plegaria, en la que no faltan símiles originales y vigorosos para expresar la ferocidad de sus enemigos y su confianza en Dios, que le ha de «guardar como la pupila de sus ojos» o como una avecilla tímida «a la sombra de sus alas». Rítmicamente es poco regular; sin embargo, se pueden distinguir seis estrofas de tres dísticos, excepto la última, que tiene dos dísticos y un trístico. [M. García Cordero, Biblia comentada de la BAC]

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34