Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Biblia: Los Salmos


Salmo 88 (87): Oración de un hombre gravemente enfermo
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
en la liturgia: Salmo 87
se utiliza en:
- martes de la cuarta semana: Hora Intermedia
- viernes: Completas
Lamentación individual en una enfermedad mortal. El tono sombrío, la intensidad del dolor, la inminencia de la muerte, dan relieve a este salmo.[L. Alonso Schökel]
[1 Cántico. Salmo. De los hijos de Coré. Del maestro de coro.
Para la enfermedad. Para la aflicción. Poema [maskil]. De Hemán el indígena [ezraíta].]

2 Señor, Dios mío, de día te pido auxilio,
de noche grito en tu presencia;
3 llegue hasta ti mi súplica,
inclina tu oído a mi clamor.

4 Porque mi alma está colmada de desdichas,
y mi vida está al borde del abismo;
5 ya me cuentan con los que bajan a la fosa,
soy como un inválido.

6 Tengo mi cama entre los muertos,
como los caídos que yacen en el sepulcro,
de los cuales ya no guardas memoria,
porque fueron arrancados de tu mano.

7 Me has colocado en lo hondo de la fosa,
en las tinieblas del fondo;
8 tu cólera pesa sobre mí,
me echas encima todas tus olas.

9 Has alejado de mí a mis conocidos,
me has hecho repugnante para ellos:
encerrado, no puedo salir,
10 y los ojos se me nublan de pesar.

Todo el día te estoy invocando,
tendiendo las manos hacia ti.
11 ¿Harás tú maravillas por los muertos?
¿Se alzarán las sombras para darte gracias?

12 ¿Se anuncia en el sepulcro tu misericordia,
o tu fidelidad en el reino de la muerte?
13 ¿Se conocen tus maravillas en la tiniebla,
o tu justicia en el país del olvido?

14 Pero yo te pido auxilio,
por la mañana irá a tu encuentro mi súplica.
15 ¿Por qué, Señor, me rechazas,
y me escondes tu rostro?

16 Desde niño fui desgraciado y enfermo,
me doblo bajo el peso de tus terrores,
17 pasó sobre mí tu incendio,
tus espantos me han consumido:

18 me rodean como las aguas todo el día,
me envuelven todos a una;
19 alejaste de mí amigos y compañeros:
mi compañía son las tinieblas.
vv. 2-3 La introducción es normal, pero hay que notar el rezo continuo, «día y noche», e insistente, «llegue, inclina».
vv. 4-7 El salmista se siente ya trasladado al reino de los muertos. El abismo o «sheol» donde los muertos existen pero no viven, no son miembros del pueblo escogido, ni participan en el culto a Dios, ni reciben la salvación de Dios, porque están fuera de la historia que «la mano» de Dios conduce y realiza. Es la fosa, el sepulcro, el fondo, el mundo de las tinieblas: la acumulación de sinónimos culmina en ese «fondo de tinieblas».
v. 8 La enfermedad y la muerte revelan la cólera de Dios, como reacción a la rebeldía humana. Las olas de Dios son los males arrolladores de la vida.
vv. 9-10 A los dolores y angustia personal se suma el abandono de los conocidos, temerosos, hasta la superstición, del contagio. La repugnancia que sienten es «execración», es decir, del orden de lo sagrado.
v. 10b Comienza una nueva serie,
vv. 11-13 en que interpela a Dios con interrogaciones urgentes. La grave tragedia del abismo es la separación de Dios: ni Dios auxilia a los muertos ni ellos responden dando gracias. Reino del silencio, en que no se alaba ni se canta a Dios; reino de la ignorancia, en que no se conocen las acciones de Dios; reino del olvido y de la tiniebla.
vv. 14-15 La mañana es ocasión propicia para recibir favores de Dios. Esta fugaz referencia a la mañana —luz, esperanza— es el único momento luminoso del salmo; pero en seguida vuelve a experimentar el desvío de Dios. A la luz del nuevo día no corresponde la luz del rostro divino.
v. 16 El recuerdo redobla la tristeza.
vv. 17-18 Fuego y agua son símbolos de las desgracias que el salmista siente como enviadas por Dios. La suprema angustia son «tus terrores, tus espantos».
v. 19 Concluye el salmo en un verso de soledad y oscuridad sin remedio. [L. Alonso Shökel]
Los versículos entre [] no se leen en la liturgia

Para el rezo cristiano

El hombre religioso del Antiguo Testamento se enfrenta con el mal radical del hombre, con su finitud, con la muerte. Y no sabe responder. Multiplica las preguntas a Dios, cree ver en la luz de un nuevo día un símbolo de esperanza y concluye en compañía de las tinieblas. La respuesta total al enigma de la muerte es una nueva pregunta, que enuncia así San Pablo: «¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?». «La muerte se ha transformado en victoria... y Dios nos da la victoria por Jesucristo nuestro Señor» (1 Cor 15,56-57).[L. Alonso Schökel]

Comentario exegético

Salmo de lamentación y súplica, estructurado en cuatro partes: invocación inicial (Sal 88,2-3); situación del salmista (Sal 88,4-10a); interpelación a Dios (Sal 88,10b-13); nueva súplica con descripción de la situación (Sal 88,14-19).

Este salmo es una súplica descarnada y patética, quizá la más desconsolada de todo el salterio. Según su encabezamiento es una oración "para la enfermedad" y, en efecto, refleja la angustiosa situación de un enfermo grave que se encuentra al límite de sus fuerzas tanto físicas como espirituales. En el Antiguo Testamento la enfermedad se atribuye normalmente a la ira de Dios, provocada por los pecados del hombre (véase, por ejemplo, Sal 38,2-9) pero en este caso no existe la más mínima alusión a la propia culpabilidad (Sal 88,8.17). Es más, el salmista parece ser inocente y, por tanto, no entender la razón de sus sufrimientos: Dios, así lo ve el enfermo, se está ensañando con él injusta y arbitrariamente (Sal 88,15; véase Job 10; 16).

A pesar de todo, este hombre se dirige a Dios y le suplica desesperadamente dos cosas: que lo auxilie y que le de a conocer los motivos de su cólera. En su oración describe amarga y crudamente las circunstancias en que se encuentra, utilizando imágenes conocidas: está al borde del abismo, es decir, del "sheol" o morada de los muertos, sin vigor ninguno, hundido en una fosa profunda y oscura, olvidado de Dios y desahuciado por los hombres como si ya fuese un cadáver, despreciado y abandonado por todos -¿será la suya una enfermedad contagiosa? (véase Lv 13,45-46)-, encerrado, impotente y consumiéndose de dolor (Sal 88,4-10). Y ha sido el mismo Dios quien lo ha colocado en esa situación. El salmista pasa imperceptiblemente de las imágenes a la realidad, mezclando elementos de ambas en su descripción.

Una breve frase de súplica da paso a los "motivos de persuasión" (véase Introducción): Dios debe intervenir porque si el enfermo muere dejará de alabar al Señor, ya que en el reino de la muerte nadie se acuerda de Dios -lo mismo que Dios se olvida de los que yacen en ese "abismo"- (Sal 88,6; véase Sal 6,6; 30,10; etc.). Este motivo tópico es expuesto vigorosamente por medio de una serie de preguntas retóricas en las que la muerte aparece con distintas imágenes: las sombras, la tumba, el reino de la muerte, las tinieblas, la tierra del olvido (Sal 88,11-13).

El enfermo repite su apremiante súplica (Sal 88,14) y lanza la terrible pregunta: ¿Por qué? (Sal 88,15). Inmediatamente vuelve a su situación y recuerda abrumado que ésta no es sino el final de una larga cadena de penas, enfermedades y dolores que lo atormentan desde su infancia y que lo han agotado ya. En realidad es Dios quien lo atormenta, quien lo "ahoga", quien lo aterroriza. El final es trágico: un ser humano enfermo, solo, abandonado, con las tinieblas como única compañía.

Lo tremendo de este salmo es que no se percibe en él ningún atisbo de respuesta por parte de Dios. El grito del hombre enfermo, de la humanidad sufriente y rendida, parece perderse en el vacío: ¿habrá alguien que escuche? El misterio del mal y del dolor se muestra con toda su fuerza y queda sin respuesta. Sólo la esperanza "a pulso" de que Dios actúe, el Dios "de mi salvación" (Sal 88,2), sostiene a este hombre desesperado.

Afortunadamente no es el único "enfermo" que aparece en la Escritura. En el caso de Job se descubre al final que Dios sí escucha y sí responde (véase Job 38-42). En el caso de Cristo -Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? (Mt 27,46)- se descubre que Dios, Dios Padre, sí escucha y no deja a su fiel abandonado en el abismo (véase también Sal 16,10-11). [Comentario Casa de la Biblia]

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2024 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34