Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Los Salmos
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
en la liturgia: Salmo 9 (A+B)
se utiliza en:
- lunes de la primera semana: Oficio de lecturas
- martes de la primera semana: Oficio de lecturas
En la biblia hebrea este salmo está dividido en dos, pero hay razones fuertes para considerar este texto como un solo salmo: el artificio alfabético, repeticiones verbales, la tradición griega. Las razones en contra son débiles. Ningún otro salmo presenta un texto hebreo tan deteriorado como el presente. Hace falta reconstruir el orden y varios versos, apoyados en el alfabetismo y en los elementos seguros. El artificio alfabético -cada verso hebreo impar comienza con una letra del alfabeto- no se presta a una composición armoniosa y lógica. A lo cual se añade el carácter de esta obra tardía. El desarrollo es premioso, avanza fatigosamente de verso en verso, reiterando; está realizado en gran parte con imitaciones y reminiscencias, sin apenas aciertos originales, con pobreza imaginativa. En la primera parte domina la alabanza, en la segunda la súplica. [L.Alonso Schökel]
[1 Del maestro de coro. Para oboes y arpa. Salmo. De David.]

2 Te doy gracias, Señor, de todo corazón,
proclamando todas tus maravillas;
3 me alegro y exulto contigo,
y toco en honor de tu nombre, oh Altísimo.

4 Porque mis enemigos retrocedieron,
cayeron y perecieron ante tu rostro.
5 Defendiste mi causa y mi derecho,
sentado en tu trono como juez justo.

6 Reprendiste a los pueblos, destruiste al impío
y borraste para siempre su apellido.
7 El enemigo acabó en ruina perpetua,
arrasaste sus ciudades y se perdió su nombre.

8 Dios está sentado por siempre
en el trono que ha colocado para juzgar.
9 Él juzgará el orbe con justicia
y regirá las naciones con rectitud.

10 Él será refugio del oprimido,
su refugio en los momentos de peligro.
11 Confiarán en ti los que conocen tu nombre,
porque no abandonas a los que te buscan.

12 Tañed en honor del Señor, que reside en Sión;
narrad sus hazañas a los pueblos;
13 él venga la sangre, él recuerda
y no olvida los gritos de los humildes.

14 Piedad, Señor; mira como me afligen mis enemigos;
levántame del umbral de la muerte,
15 para que pueda proclamar tus alabanzas
y gozar de tu salvación en las puertas de Sión.

16 Los pueblos se han hundido en la fosa que hicieron,
su pie quedó prendido en la red que escondieron.
17 El Señor apareció para hacer justicia,
y se enredó el malvado en sus propias acciones.

18 Vuelvan al abismo los malvados,
los pueblos que olvidan a Dios.
19 Él no olvida jamás al pobre,
ni la esperanza del humilde perecerá.

20 Levántate, Señor, que el hombre no triunfe:
sean juzgados los gentiles en tu presencia.
21 Señor, infúndeles terror,
y aprendan los pueblos que no son más que hombres.

22 (1)¿Por qué te quedas lejos, Señor,
y te escondes en el momento del aprieto?
23 (2)La soberbia del impío oprime al infeliz
y lo enreda en las intrigas que ha tramado.

24 (3)El malvado se gloría de su ambición,
el codicioso blasfema y desprecia al Señor.
25 (4) El malvado dice con insolencia:
"No hay Dios que me pida cuentas."

26 (5) La intriga vicia siempre su conducta,
aleja de su mente tus juicios
y desafía a sus rivales.
27 (6) Piensa: "No vacilaré,
nunca jamás seré desgraciado."

28 (7) Su boca está llena de maldiciones,
de engaños y de fraudes;
su lengua encubre maldad y opresión;
29 (8) en el zaguán se sienta al acecho
para matar a escondidas al inocente.

30 (9) Sus ojos espían al pobre;
acecha en su escondrijo como león en su guarida,
31 (10) acecha al desgraciado para robarle,
arrastrándolo a sus redes;

se agacha y se encoge
y con violencia cae sobre el indefenso.
32 (11) Piensa: "Dios lo olvida,
se tapa la cara para no enterarse."

33 (12) Levántate, Señor, extiende tu mano,
no te olvides de los humildes;
34 (13) ¿por qué ha de despreciar a Dios el malvado,
pensando que no le pedirá cuentas?

35 (14) Pero tú ves las penas y los trabajos,
tú miras y los tomas en tus manos.
A ti se encomienda el pobre,
tú socorres al huérfano.

36 (15) Rómpele el brazo al malvado,
pídele cuentas de su maldad, y que desaparezca.
37 (16) El Señor reinará eternamente
y los gentiles desaparecerán de su tierra.

38 (17) Señor, tú escuchas los deseos de los humildes,
les prestas oído y los animas;
tú defiendes al huérfano y al desvalido:
39 (18) que el hombre hecho de tierra
no vuelva a sembrar su terror.

2-3 La acción de gracias es paralela de la alabanza; las dos son alegres, y su expresión es la música.
4-7 El enemigo es un agresor injusto, Dios interviene defendiendo la causa justa; de la visión personal se pasa a una visión histórica amplia.
8-11 Enunciados generales: la justicia de Dios consiste en defender a los oprimidos que confían en él y piden auxilio. Los que conocen el nombre de Dios pueden invocarlo.
12-13 La invitación es típica de los himnos; el verso 13 dice el motivo de la alabanza, de acuerdo con el tema dominante en el salmo.
14 La súplica se refiere al peligro extremo, el umbral de la muerte.
15 El hombre liberado de la muerte puede participar en el culto de alabanza a Dios, y puede gozar de la salvación en la comunidad del pueblo escogido.
16-17 El castigo divino asume una forma dialéctica: las mismas acciones malas se vuelven contra los malvados. Pero no es una dialéctica inmanente a los sucesos, sino que es una aparición de Dios haciendo justicia.
20-21 Termina esta primera parte con una súplica. La acción divina revela a Dios y produce el reconocimiento humano; pero también puede ser revelación de la condición humana. El hombre, a pesar suyo, tiene que reconocer su límite: no es más que hombre.
22 (1) La forma de pregunta es corriente en el género súplica; expresa el diálogo del hombre con Dios, audaz y confiado.
23-32 (2-11) Descripción del malvado con datos plásticos y elementos genéricos: sus pecados de pensamiento (5-6= 26-27), de palabra (3.4.7 =24.25.28), de obra (8-10=29-31). Son pecados de injusticia contra el prójimo, sobre todo contra el desvalido, indefenso y pobre; estos pecados culminan en la repetida blasfemia contra Dios «no hay Dios que me pida cuentas». [L.Alonso Schökel]
Los versículos entre [] no se leen en la liturgia

Para el rezo cristiano

Oraciones sálmicas

A ti nos acogemos, Dios protector de los justos, aunque fallen los cimientos de la tierra, porque Tú eres justo y amas la justicia; confesamos que Tú estás con nosotros, que tu nombre ha sido invocado sobre nosotros, y que, así como no permitiste a tu Justo experimentar la corrupción, tampoco abandonarás a quienes buscan tu presencia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendito seas, Dios Padre nuestro, porque nos has manifestado tu nombre y has puesto en nuestro corazón el gozo inefable del conocimiento filial; haz que mientras caminamos en la oscuridad de la fe, anhelemos ver tu rostro y conocerte tal como Tú nos conoces. Por Jesucristo nuestro Señor.

OH Dios, que escrutas los riñones y el corazón, que observas a los hombres y examinas a inocentes y culpables; manten- nos unidos a Cristo, la vid verdadera, para que, cuando llegue el tiempo de la poda, no nos toque en suerte un viento huracanado, sino que seas Tú nuestro lote y heredad, por los siglos de los siglos.

[Ángel Aparicio y José Cristo Rey García]

Comentario exegético

SALMO 9A: Has defendido mi causa con justicia.

Los salmos que litúrgicamente se llaman 9A y 9B (y corresponden al hebreo 9 y 10) aparecen en el original hebreo compuestos en forma alfabética: cada dos versos se comienza por una letra sucesiva del alfabeto hebreo. Las versiones griega y latina fundieron los dos salmos en uno: a partir de aquí y hasta el salmo 147 encontramos una doble numeración: la hebrea, respetada en la mayoría de las traducciones modernas y en este comentario, y la griega, ofrecida entre paréntesis, que es la que sigue la liturgia de la Iglesia. El texto de ambos salmos está muy mal conservado, por lo que hay que recurrir frecuentemente a la conjetura. El salmo 9 es un canto de acción de gracias con elementos de súplica. Su estructura, bastante compleja, alterna los momentos de alabanza (Sal 9,2-3.8-13) y acción de gracias (Sal 9,4-7.17-19) con la súplica (Sal 9,14-15.20- 21). El motivo de la gratitud y la alabanza, que el salmista expresa con sinceridad y entusiasmo, es una reciente intervención divina que ha significado la derrota de los enemigos y la salvación para el salmista. El la cataloga como una de las maravillas o hazañas de Dios que quiere proclamar (Sal 9,2) e invita a publicar (Sal 9,12).

La salvación reviste características que se describen con imágenes de diversos ámbitos. Por ejemplo, el ámbito judicial: Dios ha defendido al salmista y ha hecho justicia condenando a los malvados (Sal 9,4-6). O el ámbito de la guerra: el Señor, que es una fortaleza, una verdadera plaza fuerte (Sal 9,10), ha arrasado las ciudades del enemigo, lo ha arruinado completamente y ha borrado su recuerdo para siempre (Sal 9,6-7). O el de las instituciones cívico-religiosas, como la de la venganza de sangre (Sal 9,13; véase Nm 35; Dt 19). Dios es invocado y caracterizado como rey (Sal 9,8; véase Sal 10,16; 93,1; 96,10; 99,1), como juez (Sal 9,5.9.20; véase Sal 10,18; 96,13; 98,9), como protector de los humildes y libertador de los oprimidos (Sal 9,10.13.19).

Ante ese Dios el salmista no puede contener su gozo y su entusiasmo. En varios momentos le brota la alabanza: los que conocen tu nombre confian en ti, porque nunca abandonas a quien te busca (Sal 9,11); o la invitación a la alabanza: ¡Cantad al Señor... publicad sus hazañas! (Sal 9,12); o el propósito de alabarlo (Sal 9,15). Una idea subrayada por el salmista es la de que el mal que comete el malvado recae sobre él. El Señor está detrás de este mecanismo que de alguna forma sirve para restablecer la justicia violada (Sal 9,16-17; véase Sal 7,16-17).

El salmo tiene muchas correspondencias internas: Dios se acuerda/no se olvida de los pobres e inocentes (Sal 9,13.19) mientras que los paganos, que se identifican con los malvados (Sal 9,6.16.18.20), se olvidan de Dios. Por su parte, Dios se da a conocer actuando con justicia y los que lo conocen confían en él (Sal 9,7.11); el Dios que habita en Sión (Sal 9,12) libra al salmista cuando se encontraba ya a las puertas de la muerte, y a las puertas de Sión quiere éste cantarle y alabarlo (Sal 9,14-15).

En el salmo hay tintes nacionalistas: se descubren por la identificación malvados/paganos y las menciones de Sión, capital de la nación. Pero el Dios de Israel ejerce, desde Sión, un dominio y un gobierno universales. Esta convicción profunda suena en los últimos versos: ningún mortal puede arrogarse gloria o poder divinos (Sal 9,20-21). Nadie puede hacerle sombra a Dios, enfrentársele, actuar en contra de su voluntad salvadora. Así el mundo está seguro y en buenas manos. Lo mismo que el salmista con quien debemos dar gracias a Dios. Porque además el reino universal de Dios en favor de los pobres, los humildes, los oprimidos, ya se ha hecho realidad en Cristo. Muchos profetas y justos, entre ellos nuestro salmista, desearon ver lo que nosotros vemos y no lo vieron, y oír lo que nosotros oímos, y no lo oyeron. ¡Dichosos nosotros por ver lo que vemos y oír lo que oímos! (véase Mt 13,16-17).

SALMO 9B: No te olvides de los humildes.

Salmo de súplica individual, íntimamente vinculado al anterior (véase comentario a Sal 9). Su estructura comprende cuatro partes: interpelación inicial (Sal 10,1); descripción de la situación y de los malvados (Sal 10,2-11); súplica y motivaciones (Sal 10,12-15); declaración de confianza (Sal 10,16-18).

Este salmo es una súplica contra los terroristas, es decir, contra aquellos que siembran el terror, la desolación y la muerte entre sus semejantes (véase Sal 10,18). Comienza con una pregunta que encierra indignación, impaciencia y queja; una pregunta semejante a las que nosotros nos formulamos ante las fechorías de los malvados: ¿cómo puede Dios tolerar el sufrimiento de los inocentes? (véase Sal 7; 34; 36; 37; 73). No es falta de fe, sino afán por comprender la actuación de Dios (o su aparente inactividad e indiferencia). El autor se extiende a continuación en una espléndida descripción de los malhechores y de sus hazañas. El cuadro resultante es aterrador. Demuestra que el orgullo humano está en la raíz de todas las opresiones e injusticias que oscurecen nuestro mundo. Esa soberbia es un rasgo característico de los malvados, que los lleva a oprimir al humilde, a blasfemar y despreciar a Dios y sus leyes, a menospreciar a sus enemigos, a sentirse seguros y autosuflcientes. Tres frases de estos malvados los caracterizan: Dios no me va a pedir cuentas (Sal 10,4); jamás sucumbiré ni me alcanzará la desgracia (Sal 10,6); Dios se olvida de todo y no ve nada (Sal 10,11). Un hombre que piensa y habla de este modo es un verdadero monstruo que sólo vive para la maldición, el fraude, el engaño, la perfidia y la maldad (Sal 10,6b); una bestia salvaje que el salmista dibuja con detalles escalofriantes: agazapado, vigilante, con los músculos en tensión, dispuesto a saltar sobre su víctima y desgarrarla sin piedad, como "un león ávido de presa" (Sal 10,8-10; véase Sal 17,10-12). Sus víctimas son los inocentes, los desvalidos, los humildes, aquellos de los que el Señor, según el salmo precedente, no se olvida nunca (véase Sal 9,13.19), aunque la dolorosa experiencia del justo perseguido y maltratado por el malvado parezca desmentirlo (Sal 10,11).

¿Qué pasa? ¡Levántate, Señor, no te olvides...! La súplica brota espontánea, apasionada, incontenible (Sal 10,12). El salmista presenta dos motivos para forzar la intervención de Dios: evitar el desprecio y la impunidad de los malvados (Sal 10,13), y porque, en contra de lo que dice el malvado (véase Sal 10,11), tú, Señor, ves la pena y la aflicción del oprimido; tú no te has tapado los ojos, tú eres compasivo, en ti confian los humildes, los desvalidos, los huérfanos, sus sufrimientos son cosa tuya: ¿de quién, si no? (Sal 10,14). A todos éstos no los olvides, a los malvados dales su merecido: dos súplicas correlativas y complementarias, que apelan a la justicia de Dios. Y ya más sereno, el salmista expresa su confianza en Dios para el presente y para el futuro: un día llegará en que se habrá acabado el terror que el orgullo humano siembra en la tierra y los hombres podrán vivir en paz. Los malvados -ahora son paganos, como en Sal 9 - habrán desaparecido. Los que otrora lloraban y sufrían por la opresión y la explotación y la injusticia, serán consolados y saciados. Y el reinado de Dios será universal y eterno (Sal 10,16-18).

En las últimas frases los cristianos oímos resonar las palabras de Cristo: dichosos los pobres, los que lloran, los que tienen hambre y sed de justicia, porque Dios no se olvida de vosotros, os consolará, y os saciará... (véase Mt 5,3-12; Le 6,20-26). Y nos conforta en la esperanza el anuncio del ángel a María: y su reino no tendrá fin (Le 1,33). [Casa de la Biblia: Comentarios al AT]

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34