Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Santa Atanasia, viuda
fecha: 18 de abril
fecha en el calendario anterior: 14 de agosto
†: s. IX - país: Grecia
otras formas del nombre: Anastasia
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En la isla de Egina, en Grecia, santa Atanasia, viuda, que primero vivió en soledad, y después fue también hegúmena, destacando por sus virtudes y observancia monástica.

Atanasia nació en una de las islas del Mar Egeo. Contrajo matrimonio con un oficial del ejército, pero su esposo murió dieciséis días después en una escaramuza contra los árabes que habían asaltado la costa. Atanasia quiso entonces consagrarse a Dios, pues había tenido una visión acerca de la futilidad de las cosas de este mundo que la había impresionado mucho. Pero sus padres la persuadieron de que contrajese nuevamente matrimonio. Su segundo esposo era un hombre muy devoto y piadoso, que la alentó en la práctica de las buenas obras y le ayudaba en ellas. La santa repartía liberalmente limosnas entre los pobres, asistía a los enfermos, a los forasteros, a los prisioneros y a todos los necesitados. Después de la misa de los domingos y días de fiesta, solía reunir a sus vecinos para leerles y explicarles algún pasaje de la Biblia. Al cabo de algún tiempo, el esposo de Atanasia decidió tomar el hábito monacal, con el consentimiento de su esposa; ésta, a su vez transformó su casa en un convento, del que fue elegida abadesa.

Las religiosas llevaban una vida extremadamente austera, hasta que se encargó de la dirección espiritual un santo abad llamado Matías, el cual descubrió que estaban tan debilitadas por la penitencia, que apenas podían andar. Matías aconsejó a santa Atanasia que moderase las austeridades de sus súbditas y consiguió que el convento se trasladase a Timia, a una casa tranquila y apta para la vida monástica, pues la casa de la santa estaba en plena ciudad. En Timia el número de las religiosas aumentó de tal modo, que hubo necesidad de ensanchar la casa. La emperatriz Teodora, a cuyos oídos había llegado la fama de la santa, la llamó a Constantinopla y la nombró su consejera. Atanasia hubo de pasar siete años en la corte, en una celda que era una réplica exacta de la que tenía en su monasterio. Finalmente, la emperatriz la dejó partir nuevamente a Timia. Poco después de su llegada, cayó enferma. Durante doce días trató de llevar la vida ordinaria; pero al fin, ya sin fuerzas, tuvo que enviar a sus religiosas a cantar el oficio divino sin ella. Cuando volvieron las religiosas, encontraron a su abadesa agonizante. La santa sólo tuvo tiempo de darles la bendición antes de morir.

Las pruebas históricas no son muy fuertes en este caso. En efecto, aunque el autor de la biografía (traducida del griego por los bolandistas, en Acta Sanctorum, agosto, vol. III) pretende hacerse pasar por contemporáneo de la santa, el hecho no es del todo claro. Por otra parte, apenas hay huellas del culto de santa Atanasia. Sin embargo, varios sinaxarios hablan de ella el 4 de abril. I. Martynov, Annus Ecclesiasticus Graeco-Slavicus, pp. 107-108, menciona a la santa el 12 de abril.
Imagen: Atanasia y Andrónico, restos de un fresco en la iglesia ortodoxa de San Andrónico de Kythrea, en Chipre.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1484 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1280
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 34.236.190.216
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.20