Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
San Máximo de Jerusalén, obispo y confesor
fecha de inscripción en el santoral: 5 de mayo
†: c. 350 - país: Israel
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: Conmemoración de san Máximo, obispo de Jerusalén, que fue condenado por el César Maximino Daya a trabajos forzados en las minas, después de haberle arrancado un ojo y quemado un pie con hierros candentes. Alcanzada la libertad, pudo marchar de allí y fue nombrado obispo de la Iglesia de Jerusalén, en donde, con el prestigio de su gloriosa confesión, descansó en paz.
refieren a este santo: San Cirilo de Jerusalén

La llegada de Maximino Daia como César de Oriente, en el 305, marcó cierto suavizamiento en las persecuciones: las provincias estaban llenas de cristianos del lugar, y al nuevo César, carente de prestigio y de poder propio, no le convenía ponerse a la población nativa en contra. Sin embargo en poco tiempo Maximino ve que contra esta religión el único recurso es la violencia, y si realmente quiere un reflorecimiento del paganismo, tendrá que perseguir a los cristianos. Así, muy prontamente, ya en el 306, se dio «con mayor furia y frecuencia que sus predecesores a la persecución contra nosotros.» (Eusebio, Historia Eclesiástica, VIII, 14,9).

Una de las víctimas de estas persecuciones fue el santo que hoy recordamos, Máximo de Jerusalén. Nos cuenta el historiador Sozómeno (Historia, I,10) que en la persecución de Maximino Daia sufrió trabajo en las minas, y que se le quitaron el ojo derecho y el pie izquierdo. No sabemos el año concreto de estos hechos, que pudieron haber ocurrido entre el 306, inicio de esta serie de persecuciones, y el 312, fin de Maximino Daia.

Sin embargo Máximo, como algunos otros (Sozómeno menciona junto a Máximo a Pafnuncio de Egipto), sobrevivió al maltrato. Aquellos que seguían viviendo tras estas persecuciones eran considerados por la comunidad cristiana casi como "mártires vivos", venerados como confesores de la fe.

Máximo fue acogido por Macario de Jerusalén y ordenado obispo (a pesar de las mutilaciones, que no contaron en contra de la ordenación precisamente por ser fruto de la confesión de fe), y a la muerte de este, hacia el 337, le sucedió en el gobierno de la sede hasta que murió, en torno al 350.

Cuenta Sozómeno que Macario lo había ordenado obispo para la iglesia de Dióscoro, sufragánea de Jerusalén, pero dado el prestigio de Máximo como confesor, los jerosolimitanos no querían desprenderse de él, ni Macario hizo nada por enviarlo a su sede; así que a la muerte de éste pareció lo más natural que Máximo continuara allí, y se nombrara otro obispo para la de Dióscoro.

Sozómeno narra también (libro II, 24) que en el contexto del Concilio de Nicea un confesor jerosolimitano adoptó posiciones arrianas, pero fue reconvenido por Pafnuncio, y volvió a la plena ortodoxia. Según se piensa, ese confesor es precisamente san Máximo, quien luego no sólo demostró seguir la recta fe, sino que fue uno de los esforzados defensores de san Atanasio, al punto de que en el 349 fue expulsado por los arrianos de su sede, tras lo cual murió.

Fuera de esto no tenemos más noticias sobre este santo, ya que los autores posteriores se limitan a repetir, con pocas variantes, los datos consignados por Sozómeno.

Acta Sanctorum, mayo II, pág. 7-9. Sobre las persecuciones bajo Maximino Daia ver Paul Allard, tomo V. De la identificación con el confesor del Concilio de NIcea habla Guerín en Petit Bollandistes

Abel Della Costa
accedido 2840 veces
ingreso o última modificación relevante: 5-5-2014
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el enlace de la página
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 44.192.20.240
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2024 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34