Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Beato Sancho, mártir
fecha: 5 de junio
†: 851 - país: España
canonización: culto local
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, beato Sancho, mártir, el cual, oriundo de Albi, lugar de la Galia, aún adolescente fue hecho cautivo y educado en el palacio real sarraceno, pero en la persecución suscitada por los musulmanes no dudó en asumir el martirio por su fe en Cristo.

Sancho nació en Albi, al sur de Francia. Era todavía muy niño, cuando los moros de España hicieron una incursión, lo secuestraron y lo llevaron como prisionero de guerra, hasta la ciudad española de Córdoba. Ahí fue obligado a ingresar en las filas de los jóvenes cadetes que se entrenaban en el uso de las armas, para convertirse en "doncellos" o genízaros del ejército moro. Inspirado, al parecer, por el ejemplo de san Isaac de Córdoba, el joven Sancho hizo una abierta declaración de su cristianismo y negó con valor la veracidad de la predicación del profeta Mahoma. Inmediatamente fue sometido a juicio y condenado a muerte. Varios otros cristianos perecieron al mismo tiempo y por la misma causa; pero parece ser que solamente Sancho, sin duda para escarmiento de los que presenciaron el suplicio, sufrió la horrible tortura de ser empalado en vida. Se le acostó boca abajo en el suelo y se le atravesó el cuerpo con estacas que luego, con el cadáver ensartado en ellas, fueron clavadas en un sitio concurrido para exhibir al ajusticiado durante varios días, tal como habrían de hacerlo después los moros con san Isaac. El cadáver de Sancho fue por fin incinerado y las cenizas se dispersaron en el río Guadalquivir.

De nuevo en este caso, como en el de san Isaac, toda nuestra información deriva de los escritos de Eulogio. Véanse las notas bibliográficas en el artículo de san Isaac. N.ETF: Rafael Jiménez Pedrajas en Enciclopedia dei Santi señala que el culto al beato Sancho -y posiblemente a otros santos de la misma persecución- no es demasiado antiguo, sino que comenzó en Córdoba en el 1601, con el descubrimiento y publicación de la obra de san Eulogio, que es la única fuente de los nombres y detalles de muchos mártires de los sarracenos en Cordoba.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 2108 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1913
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.233.219.101
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.26