Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beato Enrique de Bolzano, laico
fecha: 10 de junio
n.: 1250 - †: 1315 - país: Italia
otras formas del nombre: Enrique de Treviso
canonización: Conf. Culto: Benedicto XIV 23 jul 1750
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Treviso, en el territorio de Venecia, beato Enrique de Bolzano, carpintero y analfabeto, que entregaba a los pobres todo lo que tenía, y ya al final, casi sin fuerzas, pedía lo necesario para vivir, sin dejar de compartirlo con los otros mendigos.

El beato Enrique, o san Rigo, como a menudo se le llama en Italia, nació en Bolzano, en la región del Trentino. Sus padres eran muy pobres y nunca aprendió a leer y escribir. Era muy joven todavía cuando se fue a vivir u Treviso, donde trabajó como jornalero para ganarse el pan; sin embargo, todo lo que podía ahorrar de su escaso salario, lo distribuía entre los pobres. Durante toda su vida su principal objetivo fue el de servir a Dios. Oía misa diariamente, comulgaba con frecuencia y se confesaba todos los días, no por escrúpulos, sino para conservar limpia su conciencia. El tiempo que no ocupaba en el trabajo y en los deberes necesarios a la existencia, lo consagraba a sus ejercicios de devoción, ya fuera en la iglesia o en privado; los instrumentos de penitencia que usaba para disciplinarse, se conservaron en la catedral después de su muerte. Las gentes se maravillaban por su extraordinaria ecuanimidad que nada podía alterar. Las gentes groseras y los chiquillos mal educados solían molestar o burlarse de aquel hombrecillo bajo, de anchas espaldas y cubierto de harapos; su rostro ancho, de pequeños ojos hundidos, nariz larga y ganchuda y boca torcida, tenía, en verdad, un aspecto feroz que no cuadraba con su natural mansedumbre. Aceptaba las burlas y malos tratos con una sonrisa y jamás respondía más que con oraciones por los que le ofendían.

Cuando ya le fue imposible trabajar, un ciudadano llamado Jaime Castagnolis le cedió una habitación en su casa y el alimento necesario cuando le faltase. Sin embargo, el beato vivía de las limosnas que las gentes caritativas le daban con generosidad y que él compartía con los otros mendigos, sin guardar nunca nada para el día siguiente. Ni siquiera su extrema debilidad, causada por sus penurias y lo avanzado de su edad, le impedía visitar la casa de Dios; con la mayor frecuencia posible visitaba todas las iglesias de la ciudad y las que estuviesen en las proximidades de Treviso. Murió el 10 de junio de 1315. El cuartucho donde vivió, quedó inmediatamente colmado por los visitantes que deseaban manifestar su veneración y apoderarse de algún fragmento de sus posesiones, que solamente consistían en una camisa o túnica de cerdas, un tronco que le servía de almohada, cuerdas, hojas secas y paja que formaban su colchón. Cuando el cadáver fue llevado a la catedral, ocurrieron escenas extraordinarias. Las gentes se metían a la iglesia por la noche y, tanto el obispo como el podestá (alcalde), tuvieron que dejar el lecho para proteger el cuerpo del beato. Como las tentativas se repitieron, fue necesario levantar un cerco en torno al catafalco. Después de la muerte del beato, no menos de 276 milagros obrados por sus reliquias en unos cuantos días fueron registrados por los notarios que designaron los magistrados; las listas de estos prodigios ocupan treinta y dos columnas impresas en el Acta Sanctorum. El culto al Beato Enrique fue confirmado por el Papa Benedicto XIV.

La vida del Beato Enrique escrita por su contemporáneo, el obispo Pierdomenico de Baone, fue impresa por los bolandistas, junio, vol. II. Véase también a R. degli Azzoni Avogaro, en Memorie del B. Enrico (2 vols., 1760).

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedido 1845 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1970
Comentarios
por Padre Joan Manuel Serra (i) (80.27.225.---) - mi , 10-jun-2020, 09:21:28

https://twitter.com/JuanManuelSerr5/status/1270615131521720320

con este añadido:

Otros santos y santas de hoy:

https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_santoral&fecha=10-6-2020

Las crisis en la Iglesia siempre han sido "crisis de santos", FALTA DE SANTOS.

"SED SANTOS PORQUE YO SOY SANTO."
1 Pedro 1,16 / Levítico 11,44

https://twitter.com/JuanManuelSerr5/status/1270616491856142337

por Padre Joan Manuel Serra (i) (80.27.225.---) - mi , 10-jun-2020, 09:34:08

y he añadido este otro:

https://twitter.com/SantosIglesia/status/1269311315010555911

San Bernardo:

"No eres más santo porque no eres más devoto de María."

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 18.204.2.146
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34