Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Santa Amalberga, virgen
fecha: 10 de julio
†: s. VIII - país: Bélgica
otras formas del nombre: Amalia, Amelia, Amelberga, Amalburga
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Tamise, en Flandes, santa Amalberga, a quien san Wilibrordo impuso el velo de las vírgenes consagradas.
Patronazgos: patrona de agricultores y marineros, protectora contra los naufragios, para dolores de brazos y hombros, fiebre, moretones, también contra el granizo y el daño en los cultivos.

Amelberga era originaria de las Ardenas. Según una leyenda, el encanto y la belleza de la joven atrajeron sobre ella las miradas del rey Pipino, quien decidió casarla con su hijo Carlos (el futuro Carlomagno). Amelia se negó a ello, a consecuencia de lo cual fue vilmente perseguida sin tregua por el hijo de Pipino, incluso el joven quebró un día el brazo de Amelberga, al sacarla a rastras de la iglesia en la que se había refugiado.

Inútil aclarar que el autor de esta leyenda tenía una idea muy pobre de la dignidad y decencia del futuro Emperador. En realidad, Amelia fue una religiosa de Munsterbilzen, en Bélgica, y recibió el hábito de manos de san Wilibrordo. Sus reliquias fueron trasladadas a la iglesia abacial de San Pedro, en Gante, en 1073.

La biografía latina (Acta Sanctorum, julio, vol. III), es una pura novela. Pero existía antiguamente una biografía, escrita por Radbodo en el siglo X, que no carecía de valor; véase Analecta Bollandiana, vol. XXXI (1912), pp. 401-409.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedido 3549 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_2319
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.235.107.209
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.32