Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beato Guillermo José Chaminade, presbítero y fundador
fecha de inscripción en el santoral: 22 de enero
n.: 1761 - †: 1850 - país: Francia
canonización: B: Juan Pablo II 3 sep 2000
hagiografía: Ágora Marianista
Elogio: En la ciudad de Burdeos, en Francia, beato Guillermo José Chaminade, presbítero, que audazmente trabajó con gran celo pastoral durante el tiempo de persecución, y, deseoso de atraer a los laicos a la devoción a la santísima Virgen María, así como de promover las misiones, fundó el Instituto de Hijas de María Inmaculada y la Sociedad de María.

La vida de Guillermo Chaminade puede decirse que está marcada simbólicamente por el fluir del río, que nace de un manantial, riega la tierra y al final se entrega en el mar. Las raíces de Chaminade están ahí junto al Isle, en la Dordogne francesa. Primero en Perigueux, donde nace el 8 de Abril de 1761, en el seno de una modesta familia de artesanos y comerciantes. Él es el decimocuarto y último hijo de Blas y Catalina. Hijo de la fe y el sentido de gratuidad de su madre, y de la capacidad de trabajo y el realismo de su padre. Algunos de sus hermanos habían ingresado en la vida religiosa. El mayor, Juan Bautista, perteneció a la Compañía de Jesús hasta que fue disuelta. Los primeros estudios son en Perigueux, pero muy pronto marcha a la ciudad de Mussidan, donde sus hermanos empiezan a hacerse cargo de un Colegio-seminario fundado por la Congregación sacerdotal de San Carlos. Allí sigue sus estudios, y es preparado a los sacramentos de iniciación por su hermano Juan Bautista, su primer catequista. Al recibir la Confirmación añade José a su nombre de bautismo. Quiere así significar su sensibilidad mariana: José fue la primera persona más cercana a María. Ya para entonces María destaca en su vida de fe. Ha peregrinado una vez al santuario de Verdelais para dar gracias por una curación, y ahora visita a menudo la pequeña iglesia de Nuestra Señora de la Roca, en el mismo Mussidan, junto al río. La curiosa imagen del santuario, María que tiene en sus brazos tanto a Jesús niño, como a Jesús muerto tras el descendimiento de la cruz, parece señalarle el camino de la Encarnación y la Misión.

Siente que Dios lo llama a la vocación sacerdotal, y se prepara para esta misión. No conocemos el lugar de su ordenación, pero pronto lo vemos trabajando ya de sacerdote junto a sus hermanos en el colegio de Mussidan. Todo parecía indicar que esa iba a ser su vida: la labor pastoral y educativa de un cura rural. Sin embargo, Dios tenía otros planes. El cambio de planes de Dios también es un cambio de paisajes, y de vida. Nuevos ríos simbólicos de esta vocación de Chaminade. Durante el verano de 1789 estalla la Revolución en Francia, y al año siguiente se aprueba la Constitución civil del clero, que convierte a los sacerdotes en funcionarios del estado, y en instrumentos de una "iglesia nacional". Guillermo José, junto con sus hermanos en Mussidan y con otros muchos en toda Francia, se oponen a esta ley revolucionaria, negándose a prestar el juramento que se exige a todos los sacerdotes. Esta toma de postura provoca un cisma en el clero francés. Con Robespierre llega el momento del Terror. Entonces Guillermo José decide abandonar Mussidan, y trasladarse a Burdeos. Piensa que en la gran ciudad será más provechoso ejercer la misión sacerdotal en este tiempo de persecución, se podrá ayudar a más gente, y habrá más posibilidad de ayudarse para dar un testimonio de fidelidad. Serán dos años cargados de ansiedad y dificultades en la diócesis de Burdeos. "El San Vicente de Paúl bordelés"; así le empiezan a llamar durante su arriesgado ministerio sacerdotal. Disfrazado de calderero o de vendedor ambulante, atiende las situaciones difíciles, visita a los enfermos, celebra los sacramentos de forma clandestina y todo ello en estrecha colaboración con seglares muy comprometidos en esta nueva época de catacumbas en Francia. Mientras tanto, compra una pequeña finca con una casa, la viña de San Lorenzo, a las afueras de la ciudad, donde instala a sus padres. Esa casa será muy importante porque servirá de refugio y allí nacerá la Compañía de María. Del 1794 al 96, a la caida de Robespierre, ejerce una labor importante, reconciliar a los sacerdotes juramentados. Y empieza a pensar en los jóvenes para reconstruir la vida eclesial diocesana: abre varios oratorios y lugares de reunión para ellos.

En 1797, con los jacobinos de nuevo en el poder, recibe la orden del destierro. Se encamina a Zaragoza, a donde llega la víspera del día del Pilar. Le impresiona, en contraste con lo que se vive en Francia, el ambiente popular de celebración de la fe. Otra vez, un río, el Ebro, que según la tradición, fue testigo de cómo María junto a la orilla animaba la fe de la Iglesia naciente. Chaminade pasa en Zaragoza tres años exiliado. Muchas horas trabajando en la artesanía para poder vivir, otras dialogando con sacerdotes franceses exiliados como él, y otras orando en la Santa Capilla del Pilar. Años que tuvieron que ser decisivos en la "conversión misionera" de Chaminade, en las "nuevas estrategias, o nuevas luchas" que requería la fe tras la revolución. "Nova Bella elegit Dominus" decía él. María está señalando que hace falta una nueva manera de trabajar y de misión. Desde entonces la figura de María, en su advocación del Pilar será muy querida por la Familia Marianista, y ésta la extenderá por todas partes. Como Ella en la columna, "fuertes en la fe", portando a Jesús, convocando una gran comunidad misionera al servicio de la fe en el mundo.

Guillermo José Chaminade regresa a Francia en 1800. Desde entonces, hasta su muerte en 1850, toda su historia va a ser el desarrollo progresivo y a la vez complejo, de esa nueva manera de concebir la evangelización y la iglesia, que ha madurado en él. Al revés que muchos fundadores, lo primero que hace es trabajar con los seglares. Nada más llegar funda la "Congregación de la Inmaculada", primero con los jóvenes, después con adultos, hombres y mujeres, con los que quiere formar verdaderas comunidades de fe y de misión en la diócesis. Las reuniones y celebraciones en la Iglesia de La Magdalena, en pleno centro de la ciudad (que hoy sigue siendo la iglesia marianista de Burdeos), tienen un gran impacto por el nuevo estilo de trabajo eclesial con la juventud. Todos los grupos sociales están representados. Y al comprometerse, lo hacen con una "consagración misionera", haciendo alianza con María, para hacer lo que Jesús nos diga. Este sentido mariano y misionero será el que marque la espiritualidad de la familia. Será un sello original del carisma.

En esos años conoce Chaminade a una joven noble, la beata Adela de Batz de Trenquelléon, que está implicada también en una asociación de formación de la fe y misión. Adela, tras conocer la obra de Burdeos, se une al proyecto de la Congregación de la Inmaculada. Pero a los pocos años, es Adela misma, junto con algunas amigas, la que va a dar un primer paso nuevo en la naciente familia marianista, y fundar una congregación religiosa en colaboración con Chaminade. El 25 de Mayo de 1816 nacen en Agen las "Hijas de María Inmaculada" (FMI). Un año más tarde, es un joven congregante seglar, Juan Bautista Lalanne, el que se pone a disposición del fundador para la misma aventura. El 2 de Octubre de 1817, en la finca de San Lorenzo, de Burdeos, los siete primeros marianistas, deciden fundar una comunidad. Ha nacido la "Compañía de María" (SM). Se trata de una congregación original en su estructura pues reúne a sacerdotes y laicos en pie de igualdad. Es la "Composición mixta", que representará en la Iglesia un modelo nuevo de congregaciones religiosas "mixtas", ni clericales ni laicales. Esta estructura, tal como la encarnó la SM, fue al principio difícilmente aceptada por la misma Santa Sede. Sin embargo la Compañía de María la tiene como uno de sus mayores tesoros, pues supone un modelo integrador y original en la vida religiosa masculina.

Ya se ha completado la triple fundación. Desde entonces serán treinta años de desarrollo y animación de estas tres ramas de la familia, los grupos de seglares, las religiosas, y los religiosos. La misión es universal, y esto supone una disponibilidad para acoger diversos compromisos de evangelización. Siguiendo el ejemplo de los seglares, la Compañía de María y las Hijas de María se implican en la tarea educativa, pero siempre desde una intención de formación en la fe y de extender las comunidades de fe. Ambas congregaciones están incluso llamadas a trabajar por y con los seglares. Las Hijas de María empiezan a dejar una impronta de evangelización importante en el sudoeste francés, mientras la Compañía de María se extiende también hacia Alsacia. La Pedagogía marianista empieza a hacer camino: un método pedagógico propio, nuevas asignaturas, libros escritos por los mismos maestros, y algunas iniciativas de formación del profesorado: los primeros pasos hacia las escuelas de Magisterio en Francia son frutos de esta acción educativa y formativa marianista. Los diez últimos años de la vida de Guillermo José fueron sin embargo difíciles para todos y dolorosos para él, pues algunos de los primeros discípulos presionaron indebidamente para que se retirara como superior general, e incluso le cortaron toda relación con sus fundaciones. Tuvo que llegar una investigación histórica en el siglo XX sobre su figura para dejar clara su posición y su fidelidad heroica hasta el final. Murió en Burdeos el 22 de Enero de 1850. Fue beatificado por SS Juan Pablo II el 3 de septiembre del 2000.

 

fuente: Ágora Marianista
accedido 3224 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el enlace de la página
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 44.223.39.67
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2024 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34