Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
San Simforiano, mártir
fecha de inscripción en el santoral: 22 de agosto
†: s. III/IV - país: Francia
otras formas del nombre: Symphoriano, Sinforiano
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Autun, en la Galia Lugdubense, san Simforiano, mártir, al que, mientras era llevado al suplicio, desde la muralla de la ciudad su madre exhortaba con estas palabras: «Hijo, hijo, Simforiano, pon tu pensamiento en Dios vivo. Hoy no se te quita la vida, sino que se te cambia por una mejor».
Patronazgos: patrono de los niños, estudiantes, vendedores ambulantes; para invocar contra la sequía.

San Sinforiano fue martirizado en Autun, en el siglo II o III. La ciudad de Autun era una de las más antiguas y famosas de la Galia. En la época a la que nos referimos, se practicaba intensamente en dicha ciudad el culto de Berecintia (Cibeles), Apolo y Diana. En determinado día del año, se transportaba con gran pompa la estatua de Cibeles sobre un carro, por toda la ciudad.

En una de esas procesiones, Sinforiano faltó al respeto a la imagen y fue apresado por la multitud y conducido ante Heraclio, el gobernador de la provincia. Heraclio le preguntó por qué se rehusaba a venerar la imagen de la madre de los dioses. El santo respondió que era cristiano y sólo adoraba al verdadero Dios; manifestó además que, si tuviese un martillo entre las manos, destruiría la estatua. El juez consideró esta respuesta como un acto de impiedad y rebelión y preguntó a los presentes si Sinforiano era ciudadano de Autun. Uno de ellos respondió: "Sí, pertenece a una noble familia de la ciudad". El juez dijo entonces a Sinforiano: "Tal vez te portas así pensando que tu linaje te protege, o quizá ignoras las órdenes del emperador". En seguida ordenó que se diese lectura al edicto imperial, y dijo al mártir: "¿Qué respondes a esto, Sinforiano?" El mártir volvió a manifestar su desprecio por el ídolo, y el juez le mandó apalear y encarcelar.

Más tarde, Sinforíano compareció de nuevo ante el tribunal y se mostró tan firme como la primera vez. Heraclio le condenó a morir por la espada por haber traicionado a los dioses y a los hombres. Cuando Sinforiano se dirigía al sitio de la ejecución, recogen las "Actas" que su madre, que estaba junto a la muralla de la ciudad para verle pasar, le gritó: «Hijo, hijo, Sinforiano, pon tu pensamiento en Dios vivo. no podemos temer la muerte, que conduce sin duda a la vida. Mantén el corazón en alto, hijo, mira a aquel que reina en los cielos. Hoy no se te quita la vida, sino que se te cambia por una mejor. Hoy, hijo, migrarás, por feliz intercambio a una vida superior.»

El santo fue decapitado. Su cadáver fue sepultado en una cueva, cerca de una fuente. A mediados del siglo V, San Eufronio, obispo de Autun, construyó allí una iglesia en su honor.

Hay alusiones y dedicaciones de iglesias que prueban que realmente existió. Ruinart incluyó sus actas entre las Acta Sincera. El cuadro es: «Martirio de san Sinforiano», de Jean-Auguste-Dominique Ingres, 1834, En la Catedral de San Lázaro, en Autun.

 

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedido 1722 veces
ingreso o última modificación relevante: 22-8-2018
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el enlace de la página
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 44.192.15.251
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2024 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34