Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Beato Ángel Scarpetti, religioso presbítero
fecha: 15 de febrero
n.: c. 1230 - †: 1306 - país: Italia
canonización: Conf. Culto: Benedicto XV 27 jul 1921
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Borgo Sansepolcro, en la Toscana, beato Ángel Scarpetti, presbítero de la Orden de Ermitaños de San Agustín.

El decreto de la Sagrada Congregación de Ritos que confirmó en 1921 el culto de este ermitaño de San Agustín, admite francamente que ha desaparecido la biografía escrita por Juan de San Guillermo. Por consiguiente, estamos mal informados sobre la vida del beato. Su nombre de familia era Scarpetti, y había nacido en Borgo Sansepolcro, en Umbría. Parece que tomó el hábito de San Agustín al mismo tiempo que su famoso contemporáneo, Nicolás de Tolentino. El mencionado decreto afirma que el beato pasó una parte de su vida religiosa en Inglaterra, donde fundó varios conventos de agustinos. También cita dos anécdotas que muestran el gran favor de que el beato gozaba ante Dios: Un hombre, a quien Angel había reprendido severamente por su vida escandalosa, perdió instantáneamente el uso del brazo, en cuanto lo levantó para golpear al beato; pero éste le curó de la parálisis con sus oraciones. En otra ocasión, un hombre que había sido injustamente condenado a muerte se encomendó a las oraciones del beato Angel. La sentencia se cumplió y el hombre fue ahorcado; pero cuando los hermanos de la Misericordia fueron a recoger el cadáver, encontraron al hombre con vida y éste les dijo que el beato le había sostenido en la horca para que no se le rompiera el cuello. Tales leyendas, que nos llegan después de haber pasado por cuatro o cinco manos, no son muy convincentes. Más sólidas son las pruebas que existen de que el cuerpo del beato permaneció incorrupto hasta 1583. Se dice que exhalaba un fragante aroma. Desde la muerte del Beato Angel, su ciudad natal le ha venerado como a santo.

Ver L. Torelli, Ristretto delle vite degli huomini etc. del'Ordine Agostiniano, pp. 165-166, y el decreto de confirmación, en Acta Apostolicae Sedis, 1921, pp. 433-446.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1009 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_591
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.235.48.106
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45