Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Menigno, mártir
fecha: 15 de marzo
†: c. 250 - país: Turquía
canonización: pre-congregación
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En Pario, en el Helesponto, san Menigno, de oficio batanero, que, según la tradición, padeció bajo el emperador Decio.

No hay propiamente una «Pasión» de san Menigno, pero sí algunos relatos más o menos extensos en antiguos menaios (santorales) griegos; lamentablemente, por el estilo y el modo habitual de narrar de esta clase de documentos, nos ha llegado lo legendario y portentoso, sin que podamos enterarnos de lo que es más concorde con nuestro modo de contemplar la santidad, es decir: sus hechos concretos y la realidad de su pasión.

Sin embargo, de las tres inscripciones que se conservan podemos colegir algunos elementos: san Menigno vivía en Parios (la actual Kemer, en Turquía), una ciudad del Helesponto donde florecía el paganismo y estaba muy arraigado el culto a Apolo Marítimo y Artemisa. Era un hombre casado, y trabajaba en la limpieza de ropa; un día estaba en el mercado y oyó una voz celestial que decía que los cristianos habían sido liberados de la cárcel (lo que posiblemente significaba que habían sido llevados junto al Padre), y se encendió en deseos de martirio.

Era ahora un intrépido cristiano que alentaba a los pocos creyentes del lugar en las difíciles circunstancias de la persecución de Decio, a mediados del siglo III, predicando el evangelio y hablando de la verdadera fe sin miedo alguno. Cuando estaba en el río lavando la ropa, como era su oficio, Dios le advirtió por medio de un ángel, que devolviera la ropa que tenía para lavar a sus dueños, porque le había llegado la hora de dar testimonio. Ordenó sus asuntos, dio su esposa al cuidado de un tutor, y luego de sufrir horribles torturas (se le arrancaron uno por uno los dedos de manos y pies), murió decapitado.

Su culto persiste sobre todo en Oriente, y se lo puede encontrar también inscripto en el día 22 de noviembre.

Ver Acta Sanctorum, marzo II, pág. 384 (día 15, ed. 1865).

 

Abel Della Costa
accedida 933 veces
ingreso o última modificación relevante: 14-3-2013
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_887
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 34.207.82.217
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45