Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Beato José María Ferrándiz Hernández, presbítero y mártir
fecha: 24 de septiembre
n.: 1879 - †: 1936 - país: España
canonización: B: Juan Pablo II 11 mar 2001
hagiografía: «Sacerdotes Mártires», Dr. J. Zahonero Vivó
Elogio: En Rotglá y Corbera, también en Valencia, beato José María Ferrándiz Hernández, presbítero y mártir, que coronó el combate de la fe en la misma persecución religiosa.

Había nacido en Campo de Mirra en 11 de agosto de 1879. De insignes condiciones intelectuales, pasó del Colegio de Vocaciones Eclesiásticas de San José, de Valencia, al Colegio del Corpus Christi, para disfrutar de una Colegiatura ganada por oposición. Recibió el Presbiterado en 1904. Era Doctor en Sagrada Teología. En el ejercicio de su ministerio, desempeñó los curatos de Jalón, Campo de Mirra y Benisivá.

En 1912 fue nombrado Cura Arcipreste de Alberique, al frente de cuya Parroquia desarrolló una gran labor social, destacando la fundación de «El comedor de caridad». Luego fue nombrado Cura Arcipreste de Denia, donde era muy querido por sus feligreses, ya que siempre se distinguió por su gran amor a los pobres y clases obreras, que cristalizaba en obras de caridad. En 1931 pasó a regentar la Arciprestal de Santa María de Alcoy.

Al estallar la guerra, expulsado de la casa abadía, se refugió en el Hotel Continental de la ciudad. La labor desplegada en Alcoy, sus virtudes, especialmente su caridad, laboriosidad y prudencia, toda su vida de apóstol, le habían granjeado tanto cariño que nadie creía que pudieran hacerle daño alguno. Pero el día 28 de agosto fue detenido e incomunicado en Alcoy para hacerle firmar unas escrituras de los bienes que creían pertenecían a la iglesia Arciprestal. A los tres días le pusieron en libertad.

En todo momento fue tratado con mucho respeto y consideración, siendo objeto de toda clase de atenciones durante el tiempo que estuvo detenido. El día 24 de septiembre, a las cuatro de la tarde, un miliciano fue a buscarle para que acudiera al comité. En la plaza ya estaba esperándole un coche con otros milicianos. «Suba que se va a Valencia», le dicen. Accede, y al llegar al pueblo de Rotglá le hacen bajar. «¿Quién de vosotros me va a matar?», pregunta el mártir. «Yo», responde uno de ellos. «Pues bien, yo, como soy sacerdote, te bendigo y te perdono.» Siguen unos momentos de silencio; los milicianos suben al coche. «Si no lo matas, te matan a ti», dice otro. Tras unos segundos de vacilación, enfocan los faros, disparan y cae mortalmente herido por un tiro en la nuca, aureolado con la corona del martirio. Sus restos, trasladados desde Rotglá, descansan en su pueblo natal.

fuente: «Sacerdotes Mártires», Dr. J. Zahonero Vivó
accedido 2753 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_3479
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.234.245.121
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.27