Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
San Sola, presbítero y eremita
fecha: 4 de diciembre
fecha en el calendario anterior: 3 de diciembre
†: 794 - país: Alemania
otras formas del nombre: Sualo, Solas
canonización: CL
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En el monasterio de Ellwangen, en Baviera, san Sola, presbítero y eremita.

San Sola era inglés. Pasó con san Bonifacio a Alemania, donde fue discípulo del santo y recibió la ordenación sacerdotal de sus manos. Al sentirse llamado por el Espíritu Santo a la vida solitaria, su maestro le aconsejó que se retirase a un sitio próximo a Fulda. Después, se trasladó a las riberas del Altmuhl, cerca de Eichstätt, donde vivió en una reducida celda, entregado a la penitencia y la oración. Después del martirio de san Bonifacio, los santos hermanos Wilibaldo, obispo, y Winebaldo, sacerdote, le exhortaron a convertir su celda en el centro religioso de la región. Para ello le regalaron unas tierras, en las que se erigió más tarde la abadía de Solnhofen, que dependía de la de Fulda. San Sola pasó al Señor el 3 de diciembre de 794, y se construyó una capilla en el sitio en que el santo había tenido su oratorio. El pueblecito de Solnhofen, al oeste de Eichstätt, perpetúa la memoria del nombre de san Sola.

Existe una biografía latina de san Sola, escrita en 835, cuarenta años después de su muerte. El autor es Ermanrico, monje de Ellwagen, quien recogió el testimonio de un criado del santo y de otros contemporáneos. Al año siguiente, un tal Maestro Rolando corrigió el latín de Ermanrico. El mejor texto es el de Monumenta Germaniae Historica, Scriptores, vol. XV, pte. I, pp. 151-163; pero puede verse también en Mabillon, vol. III, pte. 2, pp. 429-438. El curioso nombre de este santo ha dado origen a la opinión que le relaciona con ciertos dibujos e inscripciones pertenecientes a un antiguo culto del sol. Véase E. Jung German. Giitter (1922), pp. 218-231; y Kunstdenkmiiler d. Bez. Weissenburg (1932), pp. 426-437.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1955 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_4409
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.95.131.208
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24