Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beato Jacinto Cormier, religioso presbítero
fecha: 17 de diciembre
n.: 1832 - †: 1916 - país: Italia
canonización: B: Juan Pablo II 20 nov 1994
Elogio: En Roma, en Santa Sabina del Aventino, beato Jacinto (Enrique) Cormier, presbítero, el cual, siendo maestro general, gobernó prudentemente la Orden de Predicadores, fomentando los estudios teológicos y espirituales.

Enrique Cormier nació en Orleáns (Francia) el 8 de diciembre de 1832. Ingresó en la Orden de Predicadores y se ordenó siendo tan joven que el obispo Dupanloup tuvo que pedir a la Santa Sede dispensa por motivos de edad y aducía como razón «la especial devoción del ordenando». A los pocos días el joven sacerdote se despidió de los suyos y se dirigió al noviciado dominicano de Flavigny. Tomó el hábito de Santo Domingo y desde entonces su nombre sería Jacinto María.

Aunque los biógrafos no se detienen en esta decisión del beato Cormier de ingresar a la Orden de Predicadores habiéndose ordenado ya, cabe aquí preguntarnos qué fue realmente lo que sedujo a este joven francés en aquel tiempo para que quisiese tomar el hábito dominicano. Sin embargo, de acuerdo con lo que los biógrafos han escrito acerca de Jacinto, parece que el seguimiento de Jesucristo bajo el estilo de vida y proyecto de santo Domingo de Guzmán fue lo que ayudó para que el joven Jacinto pidiera su ingreso en la comunidad dominicana.

Tenía un exquisito sentido de la urbanidad y de la caridad fraterna. Fue amante de la pobreza, sincero en la humildad, penitente, y amante del silencio; pues en realidad fue un hombre de profunda vida interior y espiritual. Propagó el conocimiento y la veneración a los santos de la Orden.

Parece ser que el beato Cormier seguirá en este ánimo de oración durante todo el resto de su vida dentro de la comunidad dominicana; y esto se puede deducir sin muchas dudas debido a su forma de vivir el carisma dominicano, y más aun, su interés para que todos siguieran el ideal del padre fundador de la Orden de Predicadores, santo Domingo de Guzmán, pues esto muy bien lo expresa en la carta que redactó él mismo al ser elegido maestro de la Orden de Predicadores en 1904, y de la cual vale la pena extraer uno de sus párrafos en donde escribe:
«Con el mismo ánimo y con el mismo lema que Pío X se fijó desde el inicio de su pontificado -recapitular en Cristo todas las cosas (Ef 1,10)-, del mismo modo, nada desearíamos más que recapitular en Domingo todas nuestras cosas. Así, ha de estar vigoroso en nosotros y hemos de propagar aquel mismo espíritu de oración, de penitencia, de humildad, de pobreza, de obediencia, de compasión hacia el prójimo y de ardiente celo por defender la fe, que sobresalía en el santísimo Patriarca.»

De esta forma, nos damos cuenta que toda la vida del beato Cormier estuvo impregnada de gran oración, que se dirigía fervientemente a Cristo, y a santo Domingo de Guzmán, pero siempre en los brazos de la santa Madre de nuestro Salvador Jesucristo, ante la cual ya en sus momentos de intensa enfermedad y que ni siquiera podía celebrar la Eucaristía -aunque fuese sentado-, lo único que le quedaba era pedir por lo menos que le ayudasen entonando la «Salve Regina», pues sabía muy bien a quien era que le estaba confiando todo su reposo y su descanso; Jacinto sabía perfectamente que había sido la Madre de Dios a quien se le había otorgado el cuidado de todos y cada uno de los frailes de la Orden de Domingo de Guzmán, lo que él mismo tendrá presente durante toda su vida y por lo cual es que no dejará pasar un solo día en el que no contemple los misterios de Cristo en el Santo Rosario.

Su norma fue evitar todo tipo de sectarismo en la Orden a la vez que impulsó el respeto de las individualidades y de las libertades. Falleció el 17 de diciembre de 1916 y está enterrado en el Convento Angelicum de Roma. Fue beatificado por Juan Pablo II el 20 de noviembre de 1994.

Escrito por Fray Andrés Felipe Rivera Gómez , O.P., y tomado -con muy escasos cambios- del web de la Pcia. Dominica de San Luis Beltrán, en Colombia.


accedido 3336 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_4551
Comentarios
por claudia (i) (186.133.253.---) - sb , 20-may-2017, 17:04:44

me ayudo mucho para mi formacion, gracias

por Flor (i) (179.43.96.---) - lun , 17-may-2021, 20:30:20

La vida de este Santo Religioso Jacinto María, como dominica me impulsa a buscar la santidad en cada instante de mi vida y a caminar de la mano de María y de nuestros santos dominicos, pidiendo siempre la acción del Espíritu Santo como lo hizo el Beato Jacinto María. Gracias por animarnos a ser santos, haciéndonos conocer las virtudes de este Santo.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 18.204.2.146
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2021 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34