Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Santa Irmina, abadesa
fecha: 24 de diciembre
†: c. 710 - país: Alemania
otras formas del nombre: Irma, Ermina, Hermine, Ymena
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: Cerca de Tréveris, en Austrasia, santa Irmina, abadesa del cenobio de Öhren, que, siendo una matrona consagrada a Dios, fundó un pequeño monasterio en su villa de Echternach, que dotó y lo donó a san Wilibrordo.
refieren a este santo: San Wilibordo de Utrecht

De acuerdo con la tradición, la princesa Irmina, de quien se dice que fue hija de Dagoberto II de Austrasia (672-679), había sido prometida en matrimonio al conde Herman. Ya estaban hechos todos los preparativos para la boda en la ciudad de Tréveris, cuando uno de los hombres que estaban al servicio de la princesa y perdidamente enamorado de ella, tendió una celada al conde sobre un despeñadero vecino a la ciudad, se arrojó sobre Herman con inaudita saña, lucharon los dos a brazo partido y ambos cayeron abrazados en el precipicio.

Tras este trágico epílogo de sus proyectos, Irmina obtuvo la autorización de su padre para ingresar a un convento que el propio Dagoberto había fundado o reconstruido en las proximidades de Tréveris. Santa Irmina fue una celosa colaboradora en los trabajos misioneros de san Wilibrordo y, en el año de 698, le cedió la mansión en la que él fundó el famoso monasterio de Echternach, en el territorio del actual Luxemburgo. Se afirma que aquel donativo lo hizo como una muestra de reconocimiento cuando san Wilibrordo contuvo milagrosamente una epidemia que había azotado a su convento y causaba muchas víctimas. Eso es todo lo que se sabe de cierto sobre santa Irmina. La historia sobre los primeros años en la vida de Santa Irmina, la cuestión del matrimonio, sobre los que únicamente un monje llamado Tiofrido hizo un relato cerca de cuatrocientos años después de la muerte de la santa, es probablemente fabulosa. Al respecto puede notarse que el Martirologio Romano actual la consigna como matrona y no como virgen.

La biografía en latín de santa Irmina, editadada por Weiland en Monumenta Germaniae Historica, Scriptores, vol. XXIII, pp. 48-50, es una versión de la obra de Tiofrido y no de Teodorico, de quien se dice que la escribió un siglo después. Ver Analecta Bollandiana, vol. VIII (1889), pp. 285-286, así como C. Wampach, en Grundherrschaft Echternach, vol. I, parte 1 (1929), pp. 113-135 y cf. los documentos impresos en la parte II (1930).

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 2585 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_4600
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
Comentarios
por lydia (i) (87.80.133.---) - mar , 29-dic-2009, 13:54:22

el nombre antiguo de irma

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.95.131.208
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24