Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beatos José Teófilo y Severino, religiosos mártires
fecha: 1 de agosto
†: 1936 - país: España
otras formas del nombre: José Mulet Velilla, Severino Ruiz Hidalgo
canonización: B: Francisco 13 oct 2013
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En La Palma de Cervelló, Barcelona, beatos Hno. José Teófilo (José Mulet Velilla) y Hno. Severino (Severino Ruiz Hidalgo), profesos de los Hermanos Maristas, muertos en la persecución religiosa de España en época de la Guerra Civil.
Ver más información en: Mártires del siglo XX en España

Hermano Severino

Severino nació el 5 de noviembre de 1907, en Fuencaliente de Lucio, provincia y diócesis de Burgos, con el nombre de Severino Ruiz Hidalgo. Se llamaban sus padres Feliciano y Jacinta. El Señor les concedió una familia de siete hijos de los cuales cuatro fueron varones. Algunos siguieron el camino de la vida religiosa. La madre a juzgar por los testimonios era muy prudente y reservada. Sobre Severino hay hechos que debieron de llamar tanto la atención que sólo así se explica el que se recuerden y se testifiquen ante los tribunales eclesiásticos, uno de ellos es el que se recoge en el Proceso: “Muchas noches, al ir a acostarse, cuando rezaba las tres avemarías a la Virgen al pie de la cama, se iluminaba la habitación con luz fuerte y maravillosa. Esto se lo dijo varias veces con sigilo a su madre y ella al padre. La madre le decía que no hiciera caso, que estaría soñando; pero el chiquitín le contestaba que estaba bien despierto y de rodillas”.

Durante los tres largos años de servicio militar pasados en África maduró la idea de hacerse religioso y así se lo comunica en carta a su padre, muy poco antes de licenciarse. “No olvide padre que en mí continúa la idea de ser como mis hermanos, religioso marista”. El padre en esta carta ve que Severino, ya mayor de edad, ha reflexionado y tomado una decisión seria… y no tarda en darle su autorización.

Los que le conocieron en su vida de religioso manifiestan que “fue un tesoro en cada una de las situaciones y empleos que desempeñó. Su profunda y sincera religiosidad, acompañada de su jovialidad y carácter feliz, lo hicieron amar de todos. A su lado no había tristezas”.

Severino se “acostumbró a obedecer y a prestarse a cuanto deseaban sus superiores a lo que añadía la disposición de ayuda a sus cohermanos”.

“La figura de prefecto le caía bien a Severino; se encontraba feliz con los seminaristas y ellos se sentían seguros a su lado.

Son varios los testigos que dan detalles de su presencia de ánimo y su valor, en las situaciones arriesgadas por las que tuvo que pasar. 

Dice uno de los compañeros de odisea: El gozo se manifestaba en sus palabras. A pocos pasos de la muerte era notoria su paz. “Morir por Cristo era su más ardiente deseo y el Señor se lo concedió”. Antes de morir, cuando se les ordena a él y al Hno. José Teófilo: “Tú y tú en este coche; y vosotros en ése.” Se miraron tranquilos y se dijeron: “Hasta allá arriba; nos van a matar. ¡Adiós, hasta el cielo!”

El H. Severiano junto con el H. José Teófilo descienden del coche como se les ordena, caminan un trecho y los milicianos a una orden disparan sobre ellos y caen heridos al grito de Viva Cristo Rey. Era en el territorio de la Palma de Cervelló, el 1 de agosto de 1936.

 

Hermano José Teófilo

José nació en Mazaleón, provincia de Teruel y diócesis de Zaragoza, el 28 de junio de 1917, con el nombre de José Mulet Velilla. Sus padres se llamaban Miguel y Benita. Su abuela era maestra. Las buenas costumbres y la fe cristiana estaban aseguradas en el hogar Mulet-Velilla, por la raigambre y la convicción de los progenitores. 

Los que le conocieron dicen de él que “era jovial, alegre sin exceso. Una alegría que le brotaba de la franqueza, de la naturalidad, del realismo y la sencillez que no entiende de dobleces sobreentendidos y complicidades. En palabras y en obras, esta actitud básica brillaba con luz propia. Esto atrajo la atención sobre él, desde su periodo formativo”. Estas cualidades espirituales envidiables estaban fuertemente marcadas por la naturaleza y perfeccionado por la caridad cristiana alimentada desde la infancia en el regazo familiar. En el joven José destacaríamos tres florecillas: “Era cumplidor de lo que estaba mandado; de todo lo que se le indicaba. Era fiel sin tergiversaciones, ni astucias, ni componendas y era trabajador, un gran trabajador”.

La provincia marista de España tenía en el momento de la revolución un potencial humano enorme puesto en las Casas de formación. Para atender y tratar de infundir el espíritu marista a los seminaristas, novicios y escolásticos, los superiores debían elegir a personas con perfiles específicos de responsabilidad presente y futura para desempeñar esta tarea Un testigo confirma lacónicamente lo acertado de esta elección para formar parte del equipo formador de los jóvenes que estudiaban para maristas: “Lo que el H. José Teófilo había sido de formando lo fue de profesor: fiel, cumplidor y alegre”

El día del martirio, los Hnos. José Teófilo y Severiano son obligados a descender del coche, caminan un trecho y los milicianos a una orden disparan sobre ellos y caen heridos al grito de Viva Cristo Rey. Era en el territorio de la Palma de Cervelló, el 1 de agosto de 1936.

 

Resumido a partir de las hagiografías del Hno. Mariano Santamaría, en el sitio web del Instituto de los Hermanos Maristas, Casa general, Roma.

Abel Della Costa
accedido 1636 veces
ingreso o última modificación relevante: 31-7-2014
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_5005
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.219.167.194
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.32