Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Beato Miguel José McGivney, presbítero y fundador
fecha de inscripción en el santoral: 14 de agosto
n.: 1852 - †: 1890 - país: U.S.A.
otras formas del nombre: Michael Joseph McGivney
canonización: B: Francisco 31 oct 2020
hagiografía: Web de la beatificación
Elogio: En Thomaston, Connecticut (U.S.A.), beato Miguel José McGivney, presbítero y fundador de los Caballeros de Colón.

Michael Joseph McGivney nació en Waterbury, Connecticut, el 12 de agosto de 1852, fue el primogénito de Patrick y Mary (Lynch) McGivney. Sus padres llegaron a Estados Unidos con la gran ola de migrantes irlandeses del siglo XIX, y se casaron en Waterbury. Patrick fue moldeador, en el calor y los vapores nocivos de una fábrica de latón. Mary dio a luz a 13 niños, seis de los cuales fallecieron, lo que dejó a Michael con cuatro hermanas y dos hermanos vivos. La vida no era fácil, especialmente para familias de inmigrantes católicos que a menudo se enfrentaban a prejuicios, exclusión social y desventajas financieras y sociales. El joven Michael, por lo tanto, experimentó desde muy joven el dolor, el fanatismo anticatólico y la pobreza. Pero su fe lo sostuvo. En casa y en la iglesia, aprendió sobre el amor, la fe, la fortaleza, la oración y poner el amor de Dios por encima de cualquier recompensa terrenal, y adoptó todo esto en su vida.

En 1868, Michael, de 16 años, dejó su hogar para seguir el llamado de Dios hacia el sacerdocio. Su formación como seminarista fue generosa y diversa; abarcó dos países, cuatro seminarios e instrucción de tres órdenes religiosas: los vicentinos, orientados a la beneficencia, los jesuitas, que eran académicamente rigurosos, y los sulpicianos, que eran experimentados formadores del clero diocesano.

A lo largo de su formación, sus virtudes personales, su preocupación por los demás y el uso del talento intelectual dado por Dios lo hicieron destacar. En el Colegio de St. Hyacinthe en Quebec, Canadá, recibió un premio por su dedicación a los estudios. También destacó académicamente en el Seminario de Nuestra Señora de Los Ángeles de Niagara Falls, N.Y. y en el Seminario St. Mary’s de Montreal.

En junio de 1873, sobrevino una tragedia con la muerte de su padre, lo que casi lleva al término de la vocación de 20 años de Michael. Regresó a Waterbury para el funeral, no sabía si continuaría en el seminario y si regresaría a trabajar en la fábrica para apoyar a su familia. Por gracia de Dios, el obispo de Hartford intervino. Al ver el gran potencial sacerdotal de Michael, le proporcionó apoyo financiero para que pudiera ingresar en el Seminario St. Mary en Baltimore. Fue ordenado sacerdote el 22 de diciembre de 1877 en la histórica Catedral de la Asunción de Baltimore.

El Padre McGivney fue asignado como vicario (asistente) de la iglesia de St. Mary, el primer párroco católico en la ajetreada ciudad portuaria de New Haven. Allí se enfrentó a los desafíos relacionados con la escasez de sacerdotes, la deuda de la parroquia, las enfermedades y la hostilidad hacia los católicos. Manejaba las relaciones con los no católicos con dignidad, a la vez que se esforzó por prevenir que la hostilidad de la cultura erosionara la fe de sus seguidores. Buscado por su sabio consejo, y su papel decisivo en una serie de conversiones al catolicismo, el Padre McGivney tenía el don de tocar corazones y de conducir las almas a Dios.

De corazón sacerdotal, acompañó a personas de todas las edades y condiciones de vida en su sufrimiento e incertidumbre, y encontró formas prácticas de satisfacer sus necesidades. Aunque su primera preocupación era siempre la fe de su rebaño, también estaba preocupado por cuestiones familiares, sociales, financieras, cívicas y sociales. Su comportamiento fuerte y sereno mostraba la ley y misericordia de Dios, y las personas se sentían atraídas naturalmente hacia su trato reservado pero amable. Con la intención de construir una parroquia dinámica para su rebaño trabajador y en gran parte pobre, organizó obras de teatro parroquiales, salidas y ferias, y revitalizó un grupo dedicado a la superación del alcoholismo dentro de su comunidad.

Un hombre de visión estratégica, el padre McGivney trabajó estrechamente con los principales hombres católicos de la ciudad, a los que reunía en el sótano de la iglesia St. Mary para explorar la idea de una sociedad católica de beneficio fraternal. La nueva orden ayudaría a los hombres a mantener su fe, argumentaría que se puede ser tanto un buen católico como un buen ciudadano estadounidense y ayudaría financieramente a las familias que perdieran el proveedor de la familia para que permanezcan juntas, de manera que puedan encontrar un bienestar temporal y evitar una disolución que podría erosionar también su fe.

El Padre McGivney propuso que el nuevo grupo se nombrara Cristóbal Colón. Con la admiración de todo el mundo como heroico descubridor del Nuevo Mundo, Colón resaltó las profundas raíces de los católicos en América y la larga historia de la evangelización católica en este hemisferio.

El 29 de marzo, un día celebrado anualmente como el día del fundador, la legislatura de Connecticut otorgó un estatuto que estableció a los Caballeros de Colón como un emprendimiento legal.

El nombre “Caballeros” atrajo a los veteranos de la Guerra Civil del grupo que vieron los principios de la caballería en la protección de la fe de la Orden, las finanzas familiares y los derechos civiles y religiosos de los católicos. Un miembro fundador escribió que el Padre McGivney fue “reconocido como fundador por 24 hombres con corazones llenos de alegría y agradecimiento, los que reconocieron que sin su optimismo, su voluntad de tener éxito, su orientación y consejo, ellos habrían fracasado.”

En una carta a los sacerdotes de su diócesis, el Padre McGivney dijo que el primer objetivo de fundar los Caballeros de Colón fue “evitar que las personas entraran en sociedades secretas al ofrecerles las mismas ventajas, e incluso mejores, a los miembros”. El segundo propósito fue “unir a los hombres de nuestra fe a través de la Diócesis de Hartford, para que así podamos ganar fuerza y ayudarnos unos a otros en tiempos de enfermedad, para proveer un entierro decente y para prestar asistencia pecuniaria a las familias de miembros fallecidos”.

Los principios originales de la Orden fueron unidad y caridad. “Unidad para ganar fuerza para ser caritativos entre sí en la benevolencia durante nuestras vidas y para prestar ayuda financiera a aquellos que tenemos que llevar luto”, escribió el Padre McGivney. Los principios de la fraternidad y el patriotismo se añadieron en los años que siguieron. Los Caballeros fueron dirigidos por su fundador a asumir a los numerosos desafíos a los que se enfrenta la vida familiar católica: pobreza, muerte temprana, sociedades secretas, anticatolicismo, con la flexibilidad de asumir otras tareas en el futuro. Con una visión del crecimiento, les pidió a los párrocos en Connecticut, su bondadosa ayuda “en la formación de un consejo en su parroquia”.

Como indicación del respeto que tenían los primeros Caballeros por el liderazgo del Padre McGivney, decidieron elegirlo como el director de la nueva Orden. Sin embargo, él insistió en que un laico debería encabezar la organización laica. James T. Mullen, veterano de la Guerra Civil, fue elegido como el primer caballero supremo, y el Padre McGivney ocupó el puesto del secretario. Dos años más tarde, cuando las operaciones estaban sobre una base sólida, el Padre McGivney renunció a su puesto ejecutivo para convertirse en el capellán, y explicó que su primera obligación con la Orden era servir como sacerdote.

El Padre McGivney, que nunca gozó de buena salud, enfermó de tuberculosis y sufrió una fuerte pulmonía en enero de 1890. El joven sacerdote perdió fuerza física al mismo tiempo que su Orden avanzaba hacia una nueva vitalidad. Después de buscar remedios, finalmente fue confinado a estar cama en la rectoría, donde su preocupación y sus oraciones por su parroquia aumentaron. Falleció el 14 de agosto, dos días después de su cumplir 38 años.

En la actualidad los restos del Padre McGivney están enterrados en un sarcófago pulido en la iglesia de St. Mary’s en New Haven, donde se fundó a los Caballeros de Colón. Su visión y misión se llevan a cabo por casi dos millones de Caballeros de Colón en todo el mundo, que forman una hermandad bajo los principios de la Caridad, Unidad, Fraternidad y Patriotismo.

Resumido a partir del relato de su vida incluido en el web dedicado al Beato por los Caballeros de Colón.

 

fuente: Web de la beatificación
accedido 6409 veces
ingreso o última modificación relevante: 17-3-2021
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_5188
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 44.201.97.26
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2022 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34