Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Documentación: Agustín de Hipona, obispo y doctor de la Iglesia
Memoria de san Agustín, obispo y doctor eximio de la Iglesia, que, convertido a la fe católica después de una adolescencia inquieta por los principios doctrinales y las costumbres, fue bautizado en Milán por san Ambrosio y, vuelto a su patria, llevó con algunos amigos una vida ascética y entregada al estudio de las Sagradas Escrituras. Elegido después obispo de Hipona, en la actual Argelia, durante treinta y cuatro años fue maestro de su grey, a la que instruyó con sermones y numerosos escritos, con los cuales también combatió valientemente los errores de su tiempo y expuso con sabiduría la recta fe.

Preciosa es la muerte de los mártires, comprada con el precio de la muerte de Cristo

fuente: (Sermón 329, en el natalicio de los mártires, I-2: PL 38,1454-1456)
Se utiliza en: 26 de septiembre, San Cosme y San Damián, mártires

Por los hechos tan excelsos de los santos mártires, en los que florece la Iglesia por todas partes, comprobamos con nuestros propios ojos cuán verdad sea aquello que hemos cantado: Mucho le place al Señor la muerte de sus fieles, pues nos place a nosotros y a aquel en cuyo honor ha sido ofrecida.

Pero el precio de todas estas muertes es la muerte de uno solo. ¿Cuántas muertes no habrá comprado la muerte única de aquél sin cuya muerte no se hubieran multiplicado los granos de trigo? Habéis escuchado sus palabras cuando se acercaba al momento de nuestra redención: Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto.

En la cruz se realizó un excelso trueque: allí se liquidó toda nuestra deuda, cuando del costado de Cristo, traspasado por la lanza del soldado, manó la sangre, que fue el precio de todo el mundo.

Fueron comprados los fieles y los mártires: pero la fe de los mártires ha sido ya comprobada; su sangre es testimonio de ello. Lo que se les confió, lo han devuelto y han realizado así aquello que afirma Juan: Cristo dio su vida por nosotros; también nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos.

Y también, en otro lugar, se afirma: Has sido invitado a un gran banquete: considera atentamente qué manjares te ofrecen, pues también tú debes preparar lo que a ti te han ofrecido. Es realmente sublime el banquete donde se sirve, como alimento, el mismo Señor que invita al banquete. Nadie, en efecto, alimenta de sí mismo a los que invita, pero el Señor Jesucristo ha hecho precisamente esto: él, que es quien invita, se da a sí mismo como comida y bebida. Y los mártires, entendiendo bien lo que habían comido y bebido, devolvieron al Señor lo mismo que de él habían recibido.

Pero, ¿cómo podrían devolver tales dones si no fue por concesión de aquel que fue el primero en concedérselos? Esto es lo que nos enseña el salmo que hemos cantado: Mucho le place al Señor la muerte de sus fieles.

En este salmo el autor consideró cuán grandes cosas había recibido del Señor; contempló la grandeza de los dones del Todopoderoso, que lo había creado, que cuando se había perdido lo buscó, que una vez encontrado le dio su perdón, que lo ayudó, cuando luchaba, en su debilidad, que no se apartó en el momento de las pruebas, que lo coronó en la victoria y se le dio a sí mismo como premio; consideró todas estas cosas y exclamó: ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de salvación.

¿De qué copa se trata? Sin duda de la copa de la pasión, copa amarga y saludable, copa que debe beber primero el médico para quitar las aprensiones del enfermo. Es ésta la copa: la reconocemos por las palabras de Cristo, cuando dice: Padre, si es posible, que se aleje de mí ese cáliz.

De este mismo cáliz, afirmaron, pues, los mártires: Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre. «¿Tienes miedo de no poder resistir?» «No», dice el mártir. «¿Por qué?» «Porque he invocado el nombre del Señor». ¿Cómo podrían haber triunfado los mártires si en ellos no hubiera vencido aquel que afirmó: Tened valor: yo he vencido al mundo? El que reina en el cielo regía la mente y la lengua de sus mártires, y por medio de ellos, en la tierra, vencía al diablo y, en el cielo, coronaba a sus mártires. ¡Dichosos los que así bebieron este cáliz! Se acabaron los dolores y han recibido el honor.

Por tanto, queridos hermanos, concebid en vuestra mente y en vuestro espíritu lo que no podéis ver con vuestros ojos, y sabed que mucho le place al Señor la muerte de sus fieles.

Otras lecturas del mismo autor

Los de fuera, lo quieran o no, son hermanos nuestros - [(Comentario sobre los salmos 32,29; CCL 38,272-273)]
Estad siempre alegres en el Señor - [(Sermón 171,1-3.5: PL 38,933-935)]
Dio fe al mensaje divino y concibió por su fe - [(Sermón 25, 7-8: PL 46, 937-938)]
La voz del que clama en el desierto - [(Sermón 293,1-3: PL 38,1327-1328)]
Administró la sangre sagrada de Cristo - [(Sermón 304,1-4: PL 38,1395-1397)]
Edificación y consagración de la casa de Dios en nosotros - [(Sermón 336, 1.6: PL 38 [edición 1861], 1471-1472.1475)]
El Señor es nuestro Dios, y nosotros su pueblo, el rebaño que él guía - [(Sermón 47, sobre las ovejas, 1.2.3.6: CCL 41,572-573)]
Si buscare agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo - [(Sermón 47, sobre las ovejas, 12-14: CCL 41,582-584)]
Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios - [(Sermón 53, 1-6: Revue bénédictine 104, 1994, 21-24)]
Sobre la vocación universal a la santidad - [(Sermón 96,1.4: PL 38,584.586.588)]
Sufre por mis ovejas - [(Sermón Güelferbitano 32, sobre la ordenación episcopal: PLS 2,639-640)]
Gloriémonos en la cruz de Cristo - [(Sermón Güelferbitano 3: PLS 2,545-546)]
Sembrad siempre buenas obras - [(Sermón Morin 11, sobre las bienaventuranzas)]
Sobre la oración dominical - [Carta a Proba 130,11,21-12,22]
No sabemos pedir lo que nos conviene - [Carta a Proba 130,14,25-26]
El Espíritu intercede por nosotros - [Carta a Proba 130,14,27-15,28]
Hasta ver a Cristo formado en vosotros - [Comentario a Gálatas 37.38]
Entendamos la gracia de Dios - [Comentario a Gálatas, prefacio.]
El aleluya pascual - [Comentario a los salmos 148,1-2]
Las promesas de Dios se nos conceden por su Hijo - [Comentario sobre los salmos 109,1-3]
El Señor Jesucristo es el verdadero Salomón - [Comentario sobre los salmos 126,2]
Tu deseo es tu oración - [Comentario sobre los salmos 37,13-14]
Vamos a subir al monte del Señor - [Comentario sobre los salmos 47, 7]
A ti, Señor, me manifiesto tal como soy - [Confesiones 10,1-2,2; 5,7]
Cristo murió por todos - [Confesiones 10,32,68-70]
Cantad a Dios con maestría y con júbilo - [De los comentarios sobre los salmos (salmo 32, sermón 1, 7-8: CCL 38,253-254)]
La pasión de Cristo no se limita únicamente a Cristo - [De los comentarios sobre los salmos (Salmo 61,4: CCL 39, 773-775)]
Vicente, por su fe, fue vencedor en todo - [De los sermones (Sermón 274, Sobre el martirio de san Vicente: PL 38, 1252-1253)]
Vicente venció en aquel por quien había sido vencido el mundo - [De los sermones (Sermón 276, 1-2: PL 38,1256)]
Que la fuerza del amor supere el pesar por la muerte - [De los tratados sobre el evangelio de san Juan (Tratado 123,5: CCL 36,678-680)]
La Iglesia está fundada sobre la piedra que confesó Pedro - [De los tratados sobre el evangelio de san Juan (tratado 124,5: CCL 36,684-685)]
Las palabras de Jesucristo permanecen en nosotros - [De los tratados sobre el evangelio de san Juan (Tratado 81, 4: CCL 36, 531-532)]
Alcancemos la sabiduría eterna - [Del libro de las Confesiones (Libro 9,10,23-11,28: CSEL 33,215-219)]
¡Oh eterna verdad, verdadera caridad y cara eternidad! - [Del libro de las Confesiones (libros 7,10.18;10,27: CSEL 33,157-163.255)]
Damos culto a los mártires con un culto de amor y participación - [Del tratado contra Fausto (Lib 20, 21: CSEL 25, 562-563)]
Seremos saciados con la visión de la Palabra - [Sermón 194,3-4 (PL 38, 1016-1017)]
Honrar a los mártires es honrar a Dios - [Sermón 273, En el día de los santos Fructuoso, Augurio y Eulogio (2-3.9: PL 38, 1248-1249.1252)]
Cantemos al Señor el cántico del amor - [Sermón 34 (1-3. 5-6: CCL 41, 424-426)]
Soy obispo para vosotros, soy cristiano con vosotros - [Sermón 340, 1 (PL 38,1483-1484)]
El que persevere hasta el final se salvará - [Sermón Caillau Saint-Yves 2, 92]
La nueva creación en Cristo - [Sermón en la octava de Pascua 8,1,4]
Nadie asciende al cielo, sino el que desciende del cielo - [Sermón sobre la Ascensión del Señor, Mai 98, 1-2]
Somos cristianos y somos obispos - [Sermón sobre los pastores 46,1-2]
Prepárate para las pruebas - [Sermón sobre los pastores 46,10-11]
Ofrece el alivio de la consolación - [Sermón sobre los pastores 46,11-12]
Los cristianos débiles - [Sermón sobre los pastores 46,13]
Insiste a tiempo y a destiempo - [Sermón sobre los pastores 46,14-15]
La Iglesia, como una vid que crece y se difunde por doquier - [Sermón sobre los pastores 46,18-19]
Haced lo que os digan, pero no hagáis lo que hacen - [Sermón sobre los pastores 46,20-21]
Todos los buenos pastores se identifican con el único pastor - [Sermón sobre los pastores 46,29-30]
Los pastores que se apacientan a sí mismos - [Sermón sobre los pastores 46,3-4]
El ejemplo de Pablo - [Sermón sobre los pastores 46,4-5]
Que nadie busque su interés, sino el de Jesucristo - [Sermón sobre los pastores 46,6-7]
Sé un modelo para los fieles - [Sermón sobre los pastores 46,9]
Apacentaré a mis ovejas en ricos pastizales - [Sermón sobre los pastores 7 46,24-25.27]
El mandamiento nuevo - [Sobre el evangelio de San Juan (Tratado 65,1-3: CCL 36,490-492)]
La samaritana - [Sobre el evangelio de San Juan trat. 15, 10-12. 16-17]
Dos vidas - [Sobre el evangelio de San Juan, trat. 124,5.7]
El deseo del corazón tiende hacia Dios - [Sobre la I Juan, trat. 4]
Jesucristo es del linaje de David según la carne - [Sobre la predestinación de los elegidos 15, 30-31]
Cristo camino, verdad y vida - [Sobre San Juan trat. 34,8-9]
El doble precepto de la caridad - [Tratado sobre el evangelio de san Juan 17,7-9]
La misma vida se ha manifestado en la carne - [Tratado sobre I Juan (1,1.3: PL 35,1978.1980)]
Yo salvaré a mi pueblo - [Tratados sobre el evangelio de san Juan 26,4-6]
Llegarás a la fuente, verás la luz - [Tratados sobre el evangelio de san Juan 35,8-9]
La plenitud del amor - [Tratados sobre el evangelio de San Juan 84,1-2]
© El Testigo Fiel - 2003-2022 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34