Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003

Las vacas de Nínive

por Maite
12 de noviembre de 2019
Esta es la historia de las vacas que hicieron ayuno, según se cuenta en el libro del profeta Jonás.

En un prado de La ciudad de Ninive, se encuentran echadas sobre un montón de ceniza

Una rubia de nombre Lucera

Una pinta de nombre Estrella

Una negra de nombre Farraca

Con sus grandes ojos -hay que recordar que son vacas- otean el horizonte.

Habla primero Lucera:

-Amigas mías, no sé que hacemos echadas en esta ceniza, por qué no estamos comiendo hierba...

-Es qué no te diste cuenta, Lucera -responde Farraca- no podemos pacer, estamos de ayuno...

-¿De ayuno? -pregunta Estrella- ¿Qué es eso del ayuno?

-Ayuno es no comer -es de nuevo Lucera quien habla.

-Vaya tontería, ¿y a qué viene eso de que las vacas hagamos ayuno? ¡yo tengo los cuatro estómagos vacíos!

-Veras Estrella, los estómagos vacíos los tenemos las tres, pero es una orden del rey por los pecados.

-¿Pecados nosotras, las vacas? Pecados ellos, los humanos.

-Estrella, Estrella, amiguita, las órdenes del rey, hay que cumplirlas, y si lo piensas bien, seguro que algún mal hicimos alguna vez.

Habla de nuevo Farraca, que llevaba un rato rumiando el aire:

-Tal vez, aunque también me parece una tontería real, aunque si mal no recuerdo, antes de ayer, comí los repollos de la huerta de un vecino de mi dueño, eso no estuvo bien.

-Pues yo -vuelve hablar Lucera- de una coz le eche por el suelo a mi dueña que me acababa de ordeñar, una cañada de leche, toda por el suelo, lo hice adrede, y eso estuvo mal.

-Yo -dice por último Estrella- me negué a tirar del arado, me eche a correr como una loca, pise todos los sembrados. Estuvo mal.

Por eso amigas -habla de nuevo Lucera- ayunemos.

-¿Cuánto tiempo de ayuno? -pregunta Estrella.

-Yo pienso en un trocito, como cinco minutos.

-Qué dices mujer, digo vaca, ¡cinco minutos! ¿quieres que muramos de hambre?

-Tienes razón, Farraca, con un minuto bastara.

-¡Un minuto, Lucera! estáis locas, tanto tú como Estrella, un segundo es más que suficiente, que esa hierba que Dios puso ahí, para nosotros, está diciendo: “páceme, páceme”

-Pues hagamos un segundo de ayuno, dijeron las tres.

Y, al acabar el segundo, se pusieron a pacer, que para eso eran vacas.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.94.200.93
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24