Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Galería de Arte
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Lochner

Stephan Lochner nace probablemente en Meersburg, sobre el lago de Constanza, hacia 1410. Está trabajando en Colonia en 1442, año en que el municipio de la ciudad le hace algunos encargos para las solemnes fiestas por la llegada del emperador Federico III. A continuación, el pintor contrae matrimonio, compra una casa y adquiere en seguida

tal fama que es elegido para integrar el Consejo de la ciudad (1447 y 1450). En 1451, muere, víctima de la peste que se abate sobre Europa, y es enterrado en el cementerio cercano a la iglesia de San Albano.

No conocemos nada de su personalidad, de su carácter, de sus ideas, de sus costumbres ni de sus amigos. Del examen de sus obras, solamente se puede deducir un viaje a los Países Bajos, donde debió de conocer a Robert Campin, el maestro de Flemalle, y tal vez el Políptico del Cordero Místico de Gante, obra de Van Eyck.

Lochner tuvo muchos seguidores en Renania y en Westfalia y hasta el mismo Durero, durante su estancia en Holanda, se hizo enseñar un retablo que el pintor había pintado en aquellas regiones. Más adelante fue completamente olvidado, y sólo con el romanticismo, al superarse los cánones estéticos clasisistas, se produjo una revaloración del artista. Friedrich Schlegel, en particular, llamó la atención sobre él. escribiendo: "Como Rafael es para los italianos el pintor de la ternura y de la gracia, así es Lochner para los alemanes". Y fue Sulpiz Boisserèe quien hizo conocer Lochner a Goethe, el cual, en el esquema de su ensayo "Sobre el arte y la antigüedad en las regiones del Rin y del Meno", se expresa así sobre el pintor: "El cuadro de la Catedral de Colonia, con rasgos todavía bizantinos en su composición, demuestra, sin embargo, una clara tendencia hacia el retrato. Aquí el artista ha tomado plena posesión de la naturaleza. Esta obra merece una gran atención: es deseable solamente que no se exageren las alabanzas hiperbólicas ,y los elogios dulzones, en una entusiástico interpretación mística que la haría odiosa a los expertos entendidos...". La obra de Lochner se sitúa, pues, en los años en que ya está afirmado el arte de Jan Van Eyck y, por lo tanto, una cuidadosa confrontación con los contemporáneos del eminente artista flamenco ayuda a comprender mejor su extraordinaria grandeza. La Adoración de los Reyes Magos (1448) de la Catedral de Colonia fue el eje en torno del cual la antigua pintura se va transformando en un arte nuevo; y la obra de Van Eyck (muerto en 1441) precede precisamente a los años de esta transformación. Ya en los antiguos cuadros bizantinistas de las regiones del Bajo Rin encontramos incluidos tapices representados en perspectiva, si bien imperfectamente: ningún sentido de la perspectiva aparece, en cambio, en el cuadro de la Catedral de Colonia,, cuyo fondo es plano y dorado.

Así, pues, Goethe reprocha a los románticos el exaltar el Contenido místico de las obras de Lochner sin saber investigarlo y estudiarlo críticamente, y dirige, sobre todo, su atención al lugar que nuestro maestro ocupa en el proceso histórico-evolutivo del arte del siglo XV en Europa.

Es conveniente, por tanto, recordar las palabras de Goethe y analizarlas atentamente, ya que nos lleva al corazón del Problema Lochner. Para Goethe, el cuadro de la Catedral de Colonia se sitúa en el punto de encuentro entre la “composición bizantina" (término con el que indica toda la producción artística de la Edad Media) y el estudio de lo verdadero y natural, iniciado por los Pintores flamencos. En la alternativa entre perspectiva y fondo dorado, Lochner da su preferencia a las formas más antiguas, enfrentándose así con Van Eyck, protagonista de la corriente moderna. Será necesario, pues, precisar en este estudio la exacta posición del artista, su ambivalente actitud entre Edad Media y Época Moderna, y sus tendencias a menudo conscientemente conservadoras. Y, puesto que forma y contenido no son en arte categorías independientes y separadas, sino elementos que se condicionan recíprocamente, se intentará acompañar a este estudio estilística e histórico un examen atento de los contenidos iconográficos en las obras del gran pintor del Rin.

Bibliografía: Bernhard Kerber. Pinacoteca de los Genios. Editorial Codex S. A.

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45