Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Galería de Arte
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Hugo van der Goes

Gante (Gand en francés y Ghent en flamenco) gozó durante el siglo XV, al igual que Brujas, la otra gran ciudad de Flandes, de una envidiable prosperidad económica; Pero mientras Brujas se convirtió en un importantísimo centro pictórico, el principal de los Países Bajos, Gante no brilló con el mismo esplendor en ese campo.

A Brujas, sin embargo, llegaron pintores de fuera, mientras que Gante se gloría de haber sido la cuna del que ya se considera el mayor pintor de los Países Bajos de la segunda mitad del siglo XV: Hugo van der Goes. El nacimiento de Hugo en Gante está atestiguado en un documento de Lovaina, de 1480; así se desmienten las afirmaciones de Vasari (1550) y de Guicciardini (1568), según las cuales el pintor sería oriundo de Amberes, como también la aserción de van Mander (1604) para quien Hugo habría sido natural de Brujas. El 5 de mayo de 1467 Hugo van der Goes obtuvo en Gante la "franquicia" o título de maestro. Suponiendo que por esta fecha tuviese la edad de veinticinco años, aproximadamente, se ha convenido en fijar el año de su nacimiento hacia 1440. Hugo adquirió muy pronto gran consideración en Flandes y también fuera. Nos han llegado ciertos comprobantes de pago de Cante, fechados en 7467 y 1468, relativos a un cuadro realizado en ocasión de una indulgencia papal. En 1468 fueron celebradas en Brujas, con gran boato, las bodas de Carlos el Temerario con Margarita de York. Se engalanó toda la ciudad v para los preparativos de decoración fueron llamados muchísimos artistas de todas partes. Entre éstos estaba también van der Goes que, por cierto, recibió uno de los salarios más elevados por sus trabajos decorativos. Durante los años sucesivos se habla en los archivos de Gante de pagos por otros trabajos de carácter artesanal, que nuestro pintor debió haber llevado a cabo juntamente con ayudantes suyos. Fue nombrado decano del gremio de los pintores de Cante en 1474, y confirmado hasta el 15 de agosto de 1476. En su espíritu, sin embargo, se estaba madurando una decisión importante: la de abandonar la vida seglar y retirarse a un convento. Se ha discutido mucho en torno a las causas de semejante decisión; pero es probable que sus mismos contemporáneos las ignorasen. Hugo entró, pues, en el Rode Klooster (El Claustro Rojo), un convento agustino de los alrededores de Bruselas, en el otoño de 1475. Su vida en el convento fue narrada por un hermano, compañero suyo de noviciado, Gaspard Ofhuys de Tournai (Crónica latina manuscrita en la Biblioteca de Bruselas, publicada en versión alemana en el "Repertorium für Kunstwissenschaft" de 1912). Hugo no entró en el convento como fraile regular, sino como lego: es decir que estaba obligado a prestar algún servicio de utilidad común. Pero como pintor -según cuenta Ofhuys-, gracias a su renombre y a su capacidad sobresaliente en la pintura, pudo gozar de una benevolencia especial y de facilidades particulares por parte del prior, el Padre Thomas. Así pudo pintar a su gusto (el Tríptico Portinari fue probablemente terminado en el convento), se le dio también licencia para viajar (entre otros viajes, se personó en Lovaina el año 1480, para, valuar los dos grandes lienzos de Dirck Bouts con Ejemplos de justicia, hoy conservados en Bruselas) y se le auyorizó para recibir visitas, entre las cuales fue memorable la del archiduque Maximiliano, futuro emperado. Tuvo también permiso de acercarse a 1,a hospedería y tomar parte en los banquetes que allí celebraban los huéspedes. Todo esto le atrajo la envidia de los más malévolos de sus hermanos de hábito, y Hugo, ya por naturaleza de temperamento melancólico, comenzó a atormentarse por la falsa situación en que acabó por encontrarse. Otro motivo de desconsuelo era el temor de no llenar a terminar los numerosos cuadros comenzados. La crisis tomó formas decididamente patológicas durante un viaje a Colonia, hecho en compañía de otros frailes. Volviendo de dicha ciudad, Hugo fue hallado una noche presa de la desesperación: estaba obsesionado por el pensamiento de haber incurrido en la condenación de Dios y movido de propósitos de autodestrucción. El padre prior trató de curarlo con la música, y los hermanos se prodigaron en asistirle, hasta que por fin Hugo se rehizo de su "frenesís magna". Recobró su salud mental y vivió humildemente, renunciando a sus viejos privilegios. Pero la muerte no tardó en presentarse (1482).

Biobliografía: Jorge T. Faggin. Pinacoteca de los Genios. Ed. Codex S. A.

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45