Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Galería de Arte
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Ticiano

Ticiano Vecellio descendía de una familia de la región Véneta del Cadore. Su abuelo, el conde Vecellio, notario y jurisconsulto, que ejerció las principales magistraturas en el gobierno de la comunidad cadorina, tuvo seis hijos, uno de los cuales fue Gregorio, padre de Ticiano, y otro Antonio, del que fue nieto el pintor Marco Vecellio (1545-1611). El primogénito de Gregorio fue Francesco, y luego nació Ticiano, en el año 1477, según una tradición acreditada por Tizianello (1622) y aceptada por Ridolfi (1648); pero, basándose en una carta enviada a Felipe II en la que Ticiano solicita el pago de las deudas relativas a cuadros por él ejecutados, esta fecha se anticiparía en un año. Otras fuentes autorizadas, como Dolce (1557) y Vasari (1568), sitúan la fecha de nacimiento de Ticiano entre 1488 y 1490. Esta fecha es, sin duda, la más aceptable.

Según Dolce, el padre mandó a Ticiano, a los nueve años, a Venecia a vivir con un hermano, quien lo llevó al taller de Sebastiano Zucatto y luego al de Gentile Bellini. Más adelante, después de su aprendizaje con Gíovanni Bellini, Ticiano debió trabajar con Giorgione, con quien, en 1508, pintó al fresco la Lonja Mercantil de los Alemanes (Fondaco dei Tedeschi) en el Rialto. El 23 de abril de 1511, Ticiano inició los frescos de la Scuola (Cofradía) de San Antonio, en Padua; dos años después, declinó la invitación que le hizo el cardenal Pietro Bembo para trasladarse a Roma como pintor de la corte pontificio, y en el mismo año se comprometió a pintar, sin compensación, para la sala del Consejo Mayor, en el Palacio Ducal de Venecia, una Batalla, a condición de que le fueran pagados dos ayudantes y le costearan los gastos. En la misma época solicitó correduría de la Lonja de los Alemanes, una sinecura que le fue concedida en 1517, después de la muerte de Giovanni Bellini; además de la exención de las tasas, ese cargo representaba para el artista una pensión de cien ducados anuales y veinticinco le daban por cada retrato de dux que colocara en la sala del Consejo Mayor.

En 1516 Ticiano entró en relación con Alfonso I de Este, duque de Ferrara, y en 1523 con Federico Gonzaga, marqués de Mantua. Fue varias veces a Ferrara y a Mantua, donde conoció a Giulio Romano. En 1525 se unió en matrimonio con Cecilia, con la que convivía desde hacía tiempo y que le había dado ya dos hijos: Pomponio y Orazio.

Luego Ticiano vio a Carlos V en Bolonia, durante su estancia (octubre 1529-marzo 1530) en esta ciudad, con motivo de su coronación imperial; la segunda vez, también en Bolonia, en 1533. En esta ocasión, Carlos V le nombró Conde Palatino y Caballero de la Espuela de Oro (con una pensión anual de trescientos ducados).

Las relaciones entre Ticiano y Francesco Maria della Rovere, duque de Urbino y capitán general de la Serenísima República, tuvieron comienzo en 1532. Entretanto, se iba consolidando en Venecia la amistad entre Ticiano, Sansovino y el Aretino, los cuales, para la opinión pública, constituían un verdadero triunvirato. Ticiano, en efecto, había asumido, en este período, en el ambiente artístico de Venecia, el papel de protagonista, imponiéndose, entre otras cosas, como el retratista oficial de las más importantes cortes de la Italia septentrional y del propio Emperador Carlos V.

Bibliografía: Rodolfo Pallucchini. Pinacoteca de los Genios. Edit. Codex S. A.

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.20