Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Galería de Arte
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Giovanni Battista Tiépolo

Juan Bautista Tiépolo nació en Venecia el 5 de marzo de 1696, en el seno de una familia acomodada. Su padre, Domingo, que era, al parecer, copropietario de un barco, murió un año después, y su madre hizo ingresar a Juan Bautista, muy joven, en la escuela del pintor Gregorio Lazzarini, mediocre aunque afamado, de quien el adolescente aprendió los primeros rudimentos del oficio. Pero Juan Bautista se interesó más en otros artistas, Bencovich y Piazzetta, como tuvo ocasión de demostrarlo en 1715, cuando fue llamado a pintar en la iglesia del Ospedaletto de Venecia. En 1717 ya estaba inscrito en el gremio de los pintores venecianos, y en 1719 contrajo matrimonio con, Cecilia Guardi, hermana de Juan Antonio y de Francisco Guardi, de la que tuvo nueve hijos.

Poco después inició la serie de sus grandes ciclos de frescos. Hacía 1725 pintó en Venecia el techo del Palacio Sandi, y, en 1726, fue llamado a Údine para pintar en la catedral, al fresco también, la Capilla del Santísimo Sacramento. En Údine llevó a cabo, asimismo, la decoración del palacio arzobispal. Puede considerarse como la obra maestra de su juventud esta realización, que Posee un colorido notablemente aclarado y orientado hacia esas gamas luminosas que habrían de constituir la Principal característica de su estilo. Se trasladó, después, a Milán, donde trabajó en los palacios Archinti y Dugnani. En 1732 volvió a Venecia y allí pintó, entre otros cuadros, La Adoración del Niño, que actualmente está en la sacristía de San Marcos; posteriormente, en el otoño del mismo año, marchó a Bérgamo, a donde volvió también al año siguiente, para decorar la Capilla Colleoní.

Los encargos que el pintor tenía que atender llegaron a ser numerosisimos y se empeñó en una producción tan vasta y diversa, que difícilmente podremos dar aquí algunos datos esenciales de la misma. En 1737 comenzó los frescos para los Jesuatos, en Venecia. En 1740 lo encontramos de nuevo en Milán, donde realizó, con grandioso éxito, la decoración del palacio Clerici. En 1743 se mostró al público el techo Pintado por él en la Cofradía del Carmen de Venecia. Entre 1743 y 1745 pintó el techo de la Iglesia de los Carmelitas Descalzas, de la misma ciudad, en el que representó el Traslado de la Santa Casa de Loreto, obra que fue destruida por un bombardeo en 1915 y cuyo boceto se halla en las Galerías de la Academia.

En 1713, trabajó en la decoración de la villa Cordellina, cerca de Vicenza, como sabemos por una carta escrita al conde Algarotti, que fue amigo y consejero del artista. Poco después pintó la historia de Antonio y Cleopatra en el palacio Labia de Venecia. En 1750 fue llamado por el príncipe-obispo de Franconia, Carlos Felipe de Greiffennlau, para decorar su palacio residencial de Wurzburgo. Tiépolo llegó allí acompañado de sus hijos Juan Domingo y Lorenzo -pintores ambos-, y fue acogido con todos los honores, obteniendo una espléndida remuneración por sus pinturas. Volvió a Venecía en 1753 y al año siguiente, en colaboración con su hijo Juan Domingo y con Francisco Zugno, llevó a cabo la decoración de la villa Soderini, en Nervesa, que fue destruida en 1917. En 1757 pintó los frescos de la villa Valmarana, cerca de Vicenza, en la cual trabajó también, durante mucho tiempo, su hijo Juan Domingo, y en 1759 pintó el Retablo de Santa Tecla en la catedral de Este, y el fresco de La Asunción en la Iglesia de la Pureza, en Údine. En 1761 se trasladó a Verona para pintar el techo del salón de baile del palacio Canossa.

Entre 1761-y 1762, Tiépolo realizó el fresco de La Gloria que está en la villa Pisani de Stra, y, todavía en 1762, llegó a Madrid con sus hijos Juan Domingo y Lorenzo, después de un viaje de casi dos meses, llamado por el rey de España Carlos III, que desde hacía tiempo deseaba encargarle la decoración del nuevo Palacio Real. Sufrió, durante sus últimos años, que pasó en la corte española, las intrigas ocasionadas por la presencia en la misma de Antonio Rafael Mengs, paladín del neoclasicismo, al que protegía el padre Joaquín de Electa, confesor del rey. No obstante, sus frescos siguen adornando los cielorrasos más importantes de dicho palacio. Tiépolo Permaneció en Madrid, hasta su muerte, que sobrevino de improviso, cuando ya tenía setenta y cuatro años, el 27 de marzo de 1770.

Bibliografía: Camilo Semenzato. Pinacoteca de los Genios. Editorial Codex S. A.

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.22