Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
capillero: Sergio Orantes
Ofrécele a la Virgen
-junto con tu oración-
una rosa:
La Virgen María invocada como
 

María Auxiliadora

Fiesta: 24 de mayo

Madre mía de mi vida,
auxilio de los cristianos,
la pena que me atormenta,
pongo en tus benditas manos.

Tú que sabes mis secretos,
pues todos te los confío,
da la paz a los turbados
y alivio al corazón mío.

Y aunque tu amor no merezco,
nadie recurre a Ti en vano,
pues eres Madre de Dios
y Auxilio de los cristianos.

Ofrecen (6 rosas):
cristobal
cristobal
cristobal
cristobal
cristobal
cristobal

leer sobre esta advocación

leer o pedir intenciones de oración

Historia de la devoción a María Auxiliadora (extractado y resumido de www.iem.edu.ar/Colegio%20Maria%20Auxiliadora.htm)

En la antigüedad

Los cristianos de la Iglesia de la antigüedad en Grecia, Egipto, Antioquía, Efeso, Alejandría y Atenas acostumbraban llamar a la Santísima Virgen con el nombre de Auxiliadora, que en su idioma, el griego, se dice con la palabra "Boetéia", que significa "La que trae auxilios venidos del cielo". Ya San Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla nacido en 345, la llama "Auxilio potentísimo" de los seguidores de Cristo. Los dos títulos que más se leen en los antiguos monumentos de Oriente (Grecia, Turquía, Egipto) son: Madre de Dios y Auxiliadora. (Teotocos y Boetéia). En el año 476 el gran orador Proclo decía: "La Madre de Dios es nuestra Auxiliadora porque nos trae auxilios de lo alto". San Sabas de Cesarea en el año 532 llama a la Virgen "Auxiliadora de los que sufren" y narra el hecho de un enfermo gravísimo que llevado junto a una imagen de Nuestra Señora recuperó la salud y que aquella imagen de la "Auxiliadora de los enfermos" se volvió sumamente popular entre la gente de su siglo.

San Juan Damasceno, año 749, es el primero en propagar esta jaculatoria: «María Auxiliadora rogad por nosotros». Y repite: "La "Virgen es auxiliadora para conseguir la salvación. Auxiliadora para evitar los peligros, Auxiliadora en la hora de la muerte".

La batalla de Lepanto

En el siglo XVI, los mahometanos estaban invadiendo a Europa. En ese tiempo no había la tolerancia de unas religiones para con las otras. Y ellos a donde llegaban imponían a la fuerza su religión y destruían todo lo que fuera cristiano. Cada año invadían nuevos territorios de los católicos, llenando de muerte y de destrucción todo lo que ocupaban y ya estaban amenazando con invadir a la misma Roma. Fue entonces cuando el Sumo Pontífice Pío V, gran devoto de la Virgen María, convocó a los Príncipes Católicos para que salieran a defender su religión. Pronto se formó un buen ejército y se fueron en busca del enemigo. El 7 de octubre de 1572, se encontraron los dos ejércitos en un sitio llamado el Golfo de Lepanto. Los mahometanos tenían 282 barcos y 88,000 soldados. Los cristianos eran inferiores en número. Antes de empezar la batalla, los soldados cristianos se confesaron, oyeron la Santa Misa, comulgaron, rezaron el Rosario y entonaron un canto a la Madre de Dios. Terminados estos actos se lanzaron como un huracán en busca del ejército contrario. Al principio la batalla era desfavorable para los cristianos, pues el viento corría en dirección opuesta a la que ellos llevaban, y detenían sus barcos que eran todos barcos de vela o sea movidos por el viento. Pero luego - de manera admirable - el viento cambió de rumbo, batió fuertemente las velas de los barcos del ejército cristiano, y los empujó con fuerza contra las naves enemigas. Entonces nuestros soldados dieron una carga tremenda y en poco rato derrotaron por completo a sus adversarios. Es de notar, que mientras la batalla se llevaba a cabo, el Papa Pío V, con una gran multitud de fieles recorría las calles de Roma rezando el Santo Rosario. En agradecimiento de tan espléndida victoria San Pío V mandó que en adelante cada año se celebrara el siete de octubre, la fiesta del Santo Rosario, y que en las letanías se rezara siempre esta oración: «María auxilio de los cristianos, ruega por nosotros.»

El Papa y Napoleón

En el siglo XIX sucedió un hecho bien lastimoso: El emperador Napoleón se atrevió a poner prisionero al Sumo Pontífice, el Papa Pío VII. Varios años llevaba en prisión el Vicario de Cristo y no se veían esperanzas de obtener la libertad, pues el emperador era el más poderoso gobernante de ese entonces. El Sumo Pontífice hizo entonces una promesa: "Oh Madre de Dios, si me libras de esta indigna prisión, te honraré decretándote una nueva fiesta en la Iglesia Católica". Y muy pronto vino lo inesperado. Napoleón que había dicho: "Las excomuniones del Papa no son capaces de quitar el fusil de la mano de mis soldados", vio con desilusión que, en los muy fríos campos de Rusia, las manos de sus soldados se helaban, y el fusil se les iba cayendo, y él que había ido deslumbrante, con su famoso ejército, volvió humillado con unos pocos y maltrechos hombres. Y al volver se encontró con que sus adversarios habían preparado un fuerte ejército, que lo atacó y lo llevó a la total derrota. Fue luego expulsado de su país y el que antes se atrevió a aprisionar al Papa, se vio obligado a pagar en triste prisión el resto de su vida. El Papa pudo entonces volver a su sede pontificia y el 24 de mayo de 1814 regresó triunfante a la ciudad de Roma. En memoria de este noble favor de la Virgen María, Pío VII decretó que en adelante cada 24 de mayo se celebrara en Roma la fiesta de María Auxiliadora, en acción de gracias a la Madre de Dios.

Intenciones de oración
haz click aquí para ver todas
17 de feb:
Anónimo: "Te doy gracias,Señor,de todo corazón;delante de los ángeles cantaré para ti.Me postraré hacia tu santuario,daré gracias a tu nombre: por tu misericordia y tu lealtad,xq tu promesa supera a tu fama.Cuando te invoqué,me escuchaste,acreciste el valor en mi alma" En las manos de Dios,Venezuela
Anónimo: Concede,Oh Sr.incolumidad y libertad segura a tu Iglesia;otorga a todos los pueblos la tranquilidad en el orden,haz que del uno al otro confín de la tierra no resuene sino esta voz:¡Alabado sea el Corazón Divino,causa de nuestra salud!A Él entonen cánticos de honor y gloria por los siglos.Amén
Anónimo: Stma.Trinidad bendita,alabanzas y gracias por los siglos,perdón de nuestros pecados, te pido la conversión,unión y liberación de los venezolanos.Virgen María de Coromoto cúbrenos con tu santo manto de amor.Gracias Santísima Trinidad, porque mis documentos ya aparecieron.Gracias Stma.Trinidad!
Anónimo: J.A: Señor Tú nos conoces, Tu sabes lo que más nos conviene, haz que nosotros lo descubramos y podamos hacer Tu Voluntad en la tierra como en el Cielo... Que Tu Reino de Justicia de Paz y de Amor penetre en nosotros y seamos capaces de propagar el Evangelio a través de nuestras vidas.
Anónimo: J.A: Señor Tú nos conoces, Tu sabes lo que más nos conviene, haz que nosotros lo descubramos y podamos hacer Tu Voluntad en la tierra como en el Cielo... Que Tu Reino de Justicia de Paz y de Amor penetre en nosotros y seamos capaces de propagar el Evangelio a través de nuestras vidas.
  • NO incluyas en la intención juicios de descalificación de otras personas.
  • NO incluyas apellidos, ni datos que sirvan para individualizar a nadie
  • NO se admiten más de tres intenciones por persona, por día.
nombre:
anónimo:
intención:
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.27